Vesícula Biliar

Vesícula biliar y vías biliares

Médica Capacitación
Escrito por:
Médica Capacitación
19 mayo, 2020

El estudio ultrasonográfico de la vesícula y las vías biliar requiere que el paciente este en ayunos de por lo menos 6 horas.

Puesto que la ingesta de alimentos, sobre todo de naturaleza grasa, provoca la contracción o el colapso de la vesícula biliar y dificulta la evaluación ecográfica de la pared o del contenido vesicular.

Utilizaremos un transductor convexo de 3.5 a 5 MHz y realizaremos barridos sagitales oblicuos y transversos subcostales con el paciente en decúbito supino y en decúbito lateral izquierdo.

Esta última posición es especialmente útil para demostrar la movilidad de los cálculos en una sospecha de colelitiasis y diferenciarlos de anomalías de la pared.

La apariencia ecográfica de la vesícula biliar es de una estructura elipsoide con contenido anecoico.

Con una pared fina (menor de 3 mm), localizada en la cara inferior del hígado, posterior y caudal a la cisura mayor.

La imagen ultrasonográfica muestra con claridad las partes anatómicas de la vesícula (fundus, cuerpo y cuello) y habitualmente presenta un pliegue fino en su interior; en ocasiones el fundus se pliega sobre el cuerpo, adoptando una morfología de gorro frígido, variante sin ninguna trascendencia clínica.

La vía biliar intrahepática no se visualiza habitualmente a menos que este dilatada.

Aunque con equipos de alta resolución en ocasiones se diferencian los conductos hepáticos adyacentes a la vena porta derecha e izquierda.

Como es prácticamente imposible determinar el punto de unión del hepático común y del cístico, hablamos habitualmente de vía biliar principal.

Que medida a nivel del hilio no debe exceder los 7 mm (aunque se admite un calibre ligeramente superior en pacientes colecistectomizados).

La ausencia de visualización de la vesícula biliar en la ecografía, una vez excluidas la colecistectomía previa y la contracción fisiológica tras la ingesta.

Debemos considerarla siempre anormal e indicativa de patología (colecistitis crónica, barro biliar, etc.).

La agenesia o localización ectópicas son raras.

Así mismo, es importante no confundir el gas del duodeno adyacente con contenido intraluminal, u otras estructuras que puedan contener líquido como:

El colon, hematomas o pseudoquistes pancreáticos con patología de la vesícula biliar.

Cálculos biliares

Composición.

Los principales elementos implicados en la formación de cálculos biliares son colesterol, pigmentos biliares y calcio.

Otros constituyentes incluyen hierro, fósforo, carbonatos, proteínas, carbohidratos, moco y residuos celulares.

Formación.

Los cálculos biliares se forman como resultado de la sedimentación de sólidos que escapan de la solución.

La solubilidad del colesterol depende de la concentración de sales biliares conjugadas, fosfolípidos y colesterol en la bilis.

La lecitina es el fosfolípidos predominante en la bilis y, aunque insolubles en soluciones acuosas, es disuelta en micelas por las sales biliares.

Quizás no más de 30% del colesterol biliar se transporta en forma de micelas y de este la mayor parte se transporta en forma vesicular.

Las vesículas tienen capacidad para solubilizar más colesterol que las micelas y se cree que la estabilidad de estas estructuras es factor determinante para la saturación y precipitación del colesterol.

La teoría actual sugiere que existe un equilibrio entre las fases fisicoquímicas de estas vesículas, de modo que la formación de cristales líquidos puede o no dar como resultado verdaderos cálculos.

Cuando los cristales alcanzan tamaño macroscópicos mientras están atrapados en la vesícula biliar se forman cálculos.

También se ha asignado un papel principal en la formación de cálculos en la estasis, que incluyen interrupción transitoria del flujo biliar en al intestino y estancamiento de la vesícula biliar.

Cálculos asintomáticos.

El empleo liberal de colecistografía y ultrasonografía permite diagnosticar casos en ausencia de síntomas atribuibles al árbol biliar.

En general, no debe administrarse tratamiento a pacientes con cálculos biliares asintomáticos.

Dispepsia, eructos y flatulencias no se consideran síntomas específicos.

La colecistectomía por cálculos asintomáticos puede ser apropiada en pacientes ancianos diabéticos y para individuos que estarán carentes de atención medica durante un periodo prolongado.

Artículo escrito por la Dra Jenny Maritza Martinez Martínez

 

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

Comparte este blog:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *