Vesícula Biliar

Patologías de la vesícula biliar

Médica Capacitación
Escrito por:
Médica Capacitación
28 julio, 2019

Las patologías de la vesícula biliar y vías biliares representan un gran interés para los médicos de todo el mundo, por su alta morbilidad.

Siendo esta   una de las primeras causas de consulta por dolor abdominal  y de cirugías.

Es de gran importancia conocer de su anatomía y de la forma en que se manifiesta su amplia gama y variada sintomatología dependiendo de la patología.

A igual es importante conocer de las diferentes herramientas diagnostica  que nos facilitan de gran forma nuestra intervención oportuna y tratamientos certeros.

Siendo una de las herramientas más utilizada  y de primera línea en esta patología la ultrasonografía abdominal.

Por medio de  las cual  podemos diferenciar   si el paciente presenta una enfermedad hepatocelular o de los conductos biliares.

La ultrasonografía tiene una alta sensibilidad para detectar la dilatación de los conductos biliares intra y/o extrahepáticos.

Siendo menos exacta para determinar la causa subyacente debido al gas intestinal que con frecuencia dificulta la visualización de la parte distal del conducto biliar común.

Por ello en algunos casos precisaremos de otras pruebas complementarias como CPRE (colangiopancreatografía retrógrada endoscópica), TAC, o colegio-RM.

Para evaluar esta patología por vías ultrasonografía es de gran importancia el conocimiento anatómico  de las estructuras  y sus diámetros normales.

 Métodos Diagnósticos:

Existe una amplia gama de técnicas de imagen para la evaluación de las vías biliares, cada una con sus ventajas y limitaciones.

Lo que hace que su empleo, a excepción probablemente de la ecografía, nunca sea rutinario sino selectivo según el síndrome clínico que estemos tratando.

Factores tales como el estado del paciente, disponibilidad de medios según centro, necesidades terapéuticas y el coste determinarán la elección de unas u otras técnicas.

Del conjunto de pruebas de imagen, con frecuencia se ignora la radiografía simple de abdomen.

Esto es debido a su escasa sensibilidad y especificidad a la hora de identificar litiasis u otras patologías biliares, pues sólo la mitad de los cálculos pigmentados, o el 20% de los de colesterol, son radio opaco.

Su mayor utilidad se centra en la detección de gas en el área vesicular.

Ultrasonografía de la vesícula biliar 

La ultrasonografía desde su introducción en los años1970, se ha convertido en la principal ayuda diagnóstica de las patologías biliares  litiasis.

Tiene además la ventaja de ser portátil, lo que facilita el acceso al paciente gravemente enfermo. Además de ser accesible, inocua y de bajo costo.

La vesícula contraída llena de cálculos puede dar el signo de la sombra en doble arco o de la sombra en pared.

Es de notar que pese a su utilidad en la litiasis vesicular es mucho menos útil para detectar cálculos en la exploración del colédoco, puesto que el gas del duodeno interfiere con la imagen.

Como resultante sólo se detectan el 50% de los casos de coledocolitiasis.

La sensibilidad del método puede subir hasta el 75% al inferir la dilatación del colédoco más de 6 mm como consecuencia de la obstrucción.

Otro signo importante es el Sono-Murphy (signo de Murphy utilizando el transductor durante la sonografía), que tiene un valor predictivo positivo del 90% en detectar colecistitis aguda.

La presencia de fluido pericolecístico o de una pared con más de 4 mm de grosor es significativa de colecistitis, salvo que existiere ascitis o hipoalbuminemia. (<3,2 g/dl),

En   urgencia médica y se aconseja la ecografía como primera modalidad de imagen para determinar la causa y el nivel de la obstrucción, y excluir otras enfermedades.

La ultrasonografía tiene una alta sensibilidad para detectar la dilatación de los conductos biliares intra y/o extrahepáticos.

Siendo menos exacta para determinar la causa subyacente debido al gas intestinal que con frecuencia dificulta la visualización de la parte distal del conducto biliar común.

Los hallazgos ecográficos consisten en dilatación de la vía biliar, presencia de Coledocolitiasis y/o barro biliar, engrosamiento de la pared de la vía biliar y abscesos hepáticos.

Por otra parte, permite la identificación de la CA, gracias a la presencia de signos

Tales como el engrosamiento de la pared de la vesícula, la presencia de líquido

Libre y la existencia del “signo de Murphy ecográfico”.

Artículo escrito por la Dra Ana Coralia Quintanilla

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

Comparte este blog:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *