Vesícula Biliar

Factores de riesgo para cáncer de vesícula

Médica Capacitación
Escrito por:
Médica Capacitación
17 julio, 2019

Los factores de riesgo para cáncer de vesícula, mayor edad, sexo femenino, litiasis biliar, obesidad, uso de anticonceptivos orales y factores genéticos.

Existen lesiones del epitelio vesicular que anteceden a la displasia como son, metaplasia antral, ametaplasia intestinal y luego displasia.

La displasia es definida histológicamente con cambios en el epitelio glandular.

Incremento de la relación núcleo citoplasma, pérdida de la polaridad en los núcleos, irregularidad nuclear, hipercromatismo y mitosis atópicas.

En el estudio realizado de un total de 1237 informes histopatológicos de colecistectomías, 31 presentan displasia de vesícula biliar, lo que representa una frecuencia del 2.5%.

Displasia leve: Se observan células con núcleos ovoides.

Displasia moderada: Células de la glándula con apilamiento nuclear.

Displasia severa: Núcleos hipercrómicos pseudoestratificados, nucléolo prominente.

En conclusión, el hallazgo de displasia de vesícula biliar en cualquiera de sus grados tiene una prevalencia del 2.5% en una edad promedio de 54.7 años.

Las mujeres lo presentan en una proporción de 2.8:1 respecto a los hombres.

Cáncer de vesícula biliar como hallazgo histopatológico posterior a la colecistectomía.

El carcinoma de vesícula fue descrito por primera vez por Maximillian de Stoll en 1777.

Lo reportan como el cuarto lugar dentro de los cánceres digestivos.

Es un tumor que se caracteriza con una evolución poco favorable como consecuencia del curso clínico que se diagnostica como una enfermedad avanzada imposible de resecar.

El vínculo entre cálculos y carcinoma se relaciona con el traumatismo y la inflamación crónica de la mucosa vesicular producida por los cálculos que conducen a cambios displásicos y al carcinoma.

El riesgo relativo de carcinoma aumenta cuando se registran síntomas de colecistitis.

Y en particular cuando se produce una calcificación como la “vesícula en porcelana” donde el riesgo en muy alto.

La variedad histológica predominante es el adenocarcinoma de un 80% – 95%, el carcinoma indiferenciado aparece en una 6%, el escamoso en un 3% y el mixto o acantoma en un 1%.

El diagnóstico diferencial que hay que tomar en cuenta en un examen ecográfico de vesícula son los pólipos simples, los pólipos de mucosa gástrica heterotópica y los pólipos carcinomatosos.

Los pólipos vesiculares menores de 1 cm sugieren conducta expectante con estudios de USG cada 3, 6 y 12 meses. Si son mayores a 1 cm se realiza colecistectomía.

Cuadro clínico: Dolor en cuadrante superior derecho del abdomen, ictericia, acolia, coluria y prurito. Deterioro del estado general y pérdida de peso.

Estudios complementarios: Elevación de fosfatasa alcalina, gammaglutamiltransferasa, bilirrubinas, antígeno carcinoembrionario y marcador tumoral CA19-9.

La medición del valor carcinoembrionario mayor a 4 ng/ml tiene un 93% de especificidad y un 50% de sensibilidad.

El antígeno CA19-9 es sintetizado por las células del epitelio ductal, biliar y pancreático en condiciones normales, aumentando en las neoplasias.

Con éste mayor a 20 U/ml, tiene una sensibilidad de 79.4% y especificidad de 79.2%.

Artículo escrito por  la Dra Itzel Rivera Hernández

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

Comparte este blog:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *