Vesícula Biliar

Colelitiasis y coledocolitiasis asintomáticas

Médica Capacitación
Escrito por:
Médica Capacitación
10 agosto, 2019

La colelitiasis,  presencia de cálculos en la vesícula biliar.

Generalmente es asintomática, y su diagnóstico suele ser incidental al realizar pruebas de imagen por otra indicación.

La prueba diagnóstica de elección es la ecografía abdominal, que muestra los cálculos como ecos fuertes con sombra posterior,

Y que se movilizan con los cambios posturales del paciente (precisión diagnóstica prácticamente del 100% para esta presentación ecográfica típica).

La tasa de progresión de enfermedad asintomática a sintomática es de aproximadamente el 1% al año, y cuando aparecen síntomas, generalmente son leves (cólico biliar).

No se recomienda colecistectomía para eliminarlos.

La coledocolitiasis no es tan bien conocida como la de la colelitiasis.

La evidencia disponible indica que entre el 21 y el 34% de las coledocolitiasis migrarán espontáneamente al duodeno.

La migración de dichas litiasis entraña un riesgo de pancreatitis (25-36%) y colangitis en caso de impactación en la vía biliar distal.

Cuadros clínicos

Cólico biliar:

Es la manifestación clínica inicial más frecuente.

Ocurre cuando la contracción de la vesícula moviliza los cálculos o el barro biliar hacia el conducto cístico, produciendo su obstrucción transitoria.

Los síntomas aparecen durante la obstrucción del cístico y posteriormente ceden.

En la mayoría de los pacientes (59%) cursa como dolor en el hipocondrio derecho o el epigastrio.

En un 24% el dolor puede ser torácico.

El dolor es constante, de intensidad variable, puede irradiarse hacia la escápula derecha y asociar diaforesis, náuseas y vómitos.

En ocasiones se desencadena una o dos horas después de una ingesta rica en grasas. La ecografía es la técnica de elección, dada su amplia disponibilidad y nulo riesgo para el paciente.

Presenta una sensibilidad del 84% y una especificidad del 99%. Aquellos pacientes con síntomas específicos de patología biliar (cólico biliar).

Pero en los que no se ha demostrado presencia de colelitiasis en la ecografía, deben ser sometidos a otras pruebas diagnósticas más sensibles para la detección de cálculos de pequeño tamaño o barro biliar.

Como la ecoendoscopia (sensibilidad 96%, especificidad 86%) o el examen microscópico de la bilis (sensibilidad 67%, especificidad 91%).

El diagnóstico diferencial debe realizarse con la patología coronaria, péptica, esofágica y distintos cuadros funcionales como la dispepsia o el síndrome de intestino irritable.

El tratamiento del cólico biliar comprende reposo intestinal y adecuada analgesia, AINES o meperidina.

El tratamiento definitivo- colecistectomía, ya que el riesgo de desarrollar síntomas recurrentes o complicaciones (por ejemplo, colecistitis o pancreatitis aguda) asciende al 70% a los dos años de la presentación inicial.

Siempre que sea posible, se prefiere el abordaje laparoscópico a la laparotomía.

Los ácidos biliares, principalmente ácido ursodesoxicólico, por vía oral (dosis habitual de 10 mg/kg/ día)

Logra tasas de disolución de alrededor del 50% en pacientes seleccionados (litiasis única no calcificada con una vesícula normofuncionante).

Pero requiere tratamientos prolongados (más de dos años) y presenta una tasa de recurrencia alta.

Artículo escrito por el Dr. Gutiérrez Guerrero Javier

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

Comparte este blog:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *