Útero y Ovarios

Torsión anexial sin patología ovárica en gestante del primer trimestre

Médica Capacitación
Escrito por:
Médica Capacitación
23 enero, 2020

La torsión anexial durante el embarazo es una entidad muy poco frecuente y casi siempre ocurre en el contexto de una masa anexial. Es importante establecer el diagnostico mediante ecografía y en caso de duda se recomienda la utilización de laparoscopia diagnostica, para realizar el tratamiento lo más precozmente posible.

La incidencia de la torsión anexial en el embarazo sin aumento previo de la masa ovárica es rara, la peculiaridad de este caso es que no existía ninguna patología ovárica concomitante y que favoreciese la torsión, el objetivo de esta comunicación es presentar una pauta de manejo de esta patología siguiendo la evidencia disponible en la literatura médica a fin de establecer un diagnóstico y tratamiento precoz.

Caso clínico:

Primigesta de 9 semanas de gestación, que acude al servicio de urgencias por presentar dolor hipogástrico de varios días de evolución. En las últimas 24 horas la paciente experimento un aumento en la intensidad del dolor que abarca desde hipogastrio y fosa iliaca izquierda hasta fosa renal izquierda, cediendo parcialmente con analgésico oral.

Al examen físico no se apreciaban alteraciones excepto defensa abdominal a la palpación profunda hipogástrica y en fosa iliaca izquierda, sin signos de irritación peritoneal. La ecografía transvaginal permitió visualizar saco gestacional único intrauterino, embrión con actividad cardiaca positiva, longitud craneocaudal concordante con 9 sdg. El corion normoinserto sin signos de desprendimiento y presencia de cuerpo lúteo en ovario izquierdo de 26 mm de diámetro.

Estudio

Tras la agudización del cuadro y teniendo en cuenta que no cedía tras analgesia inicial, se decidió su ingreso por un control más estrecho.
Durante su estancia hospitalaria no mostró mejoría presentando leucocitosis con neutrofilia acompañada de picos febriles de 38 gc.
Al tercer día de ingreso una nueva ecografía vaginal, mostró una imagen localizada en fondo de saco de Douglas de 86×46 de contenido heterogéneo y con doppler negativo. Se decide realizar laparoscopia exploratoria por la sospecha de torsión ovárica. Durante la intervención se visualizó un útero grávido, con anexo derecho normal. A la izquierda el ovario y trompa estaban incluidos en una masa necrótica localizada en el fondo de saco de Douglas. En la misma intervención se realizó anexectomia izquierda, con el diagnostico de torsión anexial izquierda sin tumoración ovárica previa.

La incidencia de la torsión ovárica sin tumoración previa en la embarazada es baja y debe tenerse en cuenta en el diagnóstico diferencial de abdomen agudo en la gestante.
Respecto a la exploración se puede decir que no siempre se palpa una masa específica que nos haga pensar que estamos ante una torsión anexial.
En muchos casos lo que si se detecta es un dolor a la palpación en la región afectada. Las pruebas de laboratorio también son inespecíficas y a veces se puede detectar leucocitosis. Sin embargo no existe ningún parámetro específico que nos haga un despistaje de esta patología.

DESTACAMOS

la importancia de la ecografía donde se puede visualizar una masa quística alargada con septos variables y ecos internos dispersos. Estas características no se ven siempre y a veces es útil la utilización de doppler para el diagnóstico. Aquí se puede mostrar una forma de onda de alta impedancia con inversión de flujo diastólico en el lugar afectado.

Si este diagnóstico se demora puede provocar la necrosis del órgano comprometido, por ello se deberá realizar una laparoscopia ante la duda diagnostica.

Comentario: cómo podemos observar en este artículo en el cual se pone de manifiesto una patología que depende del diagnóstico oportuno para evitar o realizar una intervención quirúrgica, que pone en peligro un órgano en este caso el ovario. Vemos que el ultrasonido es el primer procedimiento diagnóstico.

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

Resumen escrito por la Dr. José Luis Gordillo

Comparte este blog:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *