Útero y Ovarios

Síndrome de ovario poliquístico

Médica Capacitación
Escrito por:
Médica Capacitación
1 octubre, 2019

La ultrasonografía especialmente transvaginal es un procedimiento útil para detectar morfología de ovarios poliquísticos.

Se debe tener en cuenta que la vía abdominal tiene limitaciones sobretodo en niñitas obesas.

En pacientes portadoras de SOP el volumen es significativamente mayor, superiores a 10cc.

No obstante, un 30% de las pacientes pueden presentar volúmenes ováricos normales.

Criterios actualmente utilizados para definir ovarios poliquísticos son:

Presencia de 12 o más folículos en cada ovario (barrido completo) que midan entre 2-9 mm de diámetro y/o un volumen ovárico aumentado (> 10 ml) en fase folicular temprana.

Sólo un ovario afectado es suficiente para definir el síndrome.  

El estroma ovárico no está considerado en la definición ecográfica actual de SOP.

No obstante, cabe destacar que hasta un 94% de los casos de SOP presentan aumento de la ecogenicidad ovárica.

 Enfoque diagnóstico. 

El diagnóstico del síndrome de ovario poliquístico se basa en la combinación de sus características clínicas, bioquímicas y ultrasonográficas.

El diagnóstico diferencial del síndrome de ovario poliquístico debe establecerse con otros cuadros clínicos que suelen presentar la asociación de hirsutismo y trastornos menstruales como:

Hiperplasia adrenal congénita, tumores virilizantes, hiperprolactinemia, síndrome de Cushing, acromegalia y el uso de drogas como esteroides anabólicos y ácido valproico.

TRATAMIENTO 

En la mujer que no desea embarazo, el tratamiento está orientado a corregir la hiperandrogenemia.

Las manifestaciones cutáneas del hiperandrogenismo (hirsutismo, acné y alopecía androgénica).

Los trastornos menstruales y las alteraciones metabólicas asociadas a la resistencia insulínica y al hiperinsulinismo.

Los métodos que se pueden utilizar para un adecuado manejo del hiperandrogenismo están dirigidos a:

Inhibir la esteroidogénesis ovárica, suprarrenal o ambas, aumentar la concentración de SHbG, evitar la acción de andrógenos en tejidos blancos.

Bloqueando la unión a sus receptores e inhibir la conversión periférica (5-α re- ductasa) de testosterona a dihidrotestosterona (hormona 3 veces más potente).

Y por último, actuar directamente sobre los tegumentos, utilizando recursos cosméticos.

Los anticonceptivos orales.

Son considerados la primera alternativa terapéutica para mujeres en edad reproductiva, estos fármacos suprimen la secreción de LH.

Por lo tanto disminuyen la biosíntesis de andrógenos ováricos, aumentan la concentración plasmática de SHBG disminuyendo los andrógenos libres.

Además permite una descamación regular del endometrio, pero pueden deteriorar la resistencia insulínica y aumentar la síntesis hepática de triglicéridos.

Progestinas más recomendables son, la drosperinona, al ser un derivado de la espironolactona, tendría un efecto beneficioso sobre la resistencia insulínica.

Y el dienogest y acetato de clormadinona tendrían la capacidad de reducir la actividad de la 5 alfa reductasa a nivel de la piel.

Los antiandrógenos. Son compuestos de tipo esteroidal, como el acetato de ciproterona y la espironolactona, o no esteroidal, como la flutamida y el finasteride.

Que antagonizan al receptor de andrógenos en el folículo piloso y la glándula sebácea.

 Inducción de ovulación.

Consiste en el tratamiento farmacológico o quirúrgico destinado a inducir ciclos ovulatorios normales (mono foliculares) en pacientes con oligoanovulación.

Estos procedimientos son de resorte del especialista en medicina reproductiva.

Me pareció interesante dicho artículo ya que nos da una guía clínica muy práctica acerca de cómo abordar a la paciente con ovario poliquístico.

Además de un panorama muy amplio de dicha patología englobando fisiopatología así como manifestaciones clínicas.

Y como pocos incluye la descripción ultrasonografíca de dicha patología.

Artículo escrito por la Dra Karina Ramírez Jiménez

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

 

 

Comparte este blog:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *