Ultrasonido

Técnica ultrasonográfica de bazo

Médica Capacitación
Escrito por:
Médica Capacitación
27 septiembre, 2019

El abordaje más frecuente para observar bazo es mantener al paciente en posición en decúbito supino.

Y colocar el transductor en el plano coronal de sección a nivel posterior en uno de los espacios intercostales izquierdos inferiores.

Una inspiración excesiva puede oscurecer la visualización, en cambio una inspiración modesta deprime la porción central  del hemidiafragma izquierdo y del bazo a nivel inferior  de forma que pueden visualizarse.

El plano de sección debe entonces barrerse a nivel posterior y anterior para visualizar todo el volumen del bazo.

El mejor acceso para poder visualizarlo es con el paciente en decúbito supino, una respiración pausada es mejor que una respiración profunda, ya que en esta inspiración se puede ocultar un bazo pequeño.

Una exploración completa en el plano coronal es más precisa, el vértice de la imagen en sector está siempre colocado en la parte superior de la pantalla.

Para mira la imagen se debe rotar 90 grados en dirección de las manecillas del reloj.

Se puede observar también a través del lóbulo izquierdo del hígado cuando este es relativamente grande.

El diafragma acuna el bazo en sentido posterior y lateral.

El fundus del estómago y el saco son mediales y anteriores al hilio.

La cola del páncreas se dispone por detrás del estómago, el bazo se utiliza como ventana para poder revisar la cola del páncreas.

Además del polo superior del riñón y la glándula suprarrenal izquierda. Una referencia útil es la vena esplénica.

Componentes anatómicos de bazo

El bazo es un órgano ovoide y pulposo, habitualmente de tono morado.

Que tiene el tamaño y la forma de un puño cerrado.

Se sitúa en la región superolateral del hipocondrio abdominal, y goza de la protección de la caja torácica inferior.

Es uno de los órganos primordiales para la defensa del organismo; es un punto de proliferación de linfocitos y de respuesta inmunitaria.

El bazo actúa como reservorio de sangre, acumulando los glóbulos rojos y plaquetas; el bazo es un órgano de consistencia blanda y vascular.

Con una cápsula fibroelástica, esta capa esta rodeada por completo por una hoja de peritoneo visceral.

Excepto en hilio esplénico, lugar por donde entran y salen ramas de la arteria y vena esplénica; es un órgano móvil aunque no suele rebasar inferiormente la región costal.

Descansa sobre la flexura cólica izquierda.

Luego se relaciona con las costilla 9 y 11 y esta separado de ellas por el diafragma y el receso costodiafragmático.

Una extensión a modo de hendidura de la cavidad pleural entre el diafragma y la parte inferior de la caja torácica.

Las relaciones del bazo son:

  • Anteriormente el estómago
  • Posteriormente, la parte izquierda del diafragma, que le separa de la pleura, el pulmón y las costillas 9ª a 11ª
  • Inferiormente , la flexura cólica izquierda
  • Medianamente, el riñón izquierdo

Suele variar en dimensiones aunque suele tener unos 12 cm de largo y 7 cm de ancho.

La cara diafragmática del bazo adopta una forma convexa para ajustarse a la concavidad del diafragma y a los cuerpos curvos de las costillas adyacentes.

Los bordes anterior y superior del bazo son agudos, y su borde o extremidad posterior (medial) y su borde inferior son redondeados.

La delgada capsula fibrosa del bazo está compuesta por tejido conectivo fibroelástico denso e irregular que se engruesa en el hilio esplénico.

En su interior las trabéculas que se originan en la capa profunda de la cápsula, transportan vasos sanguíneos hasta y desde el parénquima o pulpa esplénica, a sustancia del bazo.

El bazo está en contacto con el estómago en su pared posterior y se conecta con su curvatura mayor mediante el ligamento gastroesplénico, y con el ligamento esplenorrenal.

Estos ligamentos, que contienen los vasos esplénicos están unidos al hilio del bazo en su cara medial.

La vascularización arterial del bazo procede de la arteria esplénica.

El drenaje venoso del bazo se produce a través de la vena esplénica formada por varias tributarias que emergen del hilio.

La vena esplénica se une con la vena mesentérica superior para formar la vena porta hepática.

Los vasos linfáticos esplénicos parten de los nódulos linfáticos del hilio y pasan a lo largo de los vasos esplénicos hacia los nódulos linfáticos pancreatoesplénicos en su camino a los nódulos celiacos.

Los nervios del bazo derivan del plexo celiaco. Se distribuyen principalmente a lo largo de las ramas de la arteria esplénica y su función vasomotora.

Artículo escrito por la Dra. Lucero Barrientos Pedraza.

 

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

Comparte este blog:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *