Ultrasonido

Escaneo ultrasonografico en el primer trimestre

Médica Capacitación
Escrito por:
Médica Capacitación
17 diciembre, 2019

El examen ultrasonografico de rutina es comúnmente llevado a cabo en el segundo trimestre del embarazo.

En este documento el primer trimestre se define como un periodo del embarazo el cual inicia cuando la viabilidad puede ser confirmada, arriba de la 13 + 6 semana de gestación.

El ultrasonido ser llevado a cabo después de esta edad gestacional  no es considerado es estas directrices.

Se utiliza el término “embrión” para referir antes de la semana 10 y “feto” para referir lo posterior.

Consideraciones generales.

El propósito del ultrasonido del primer trimestre es el de optimizar el cuidado antenatal con los mejores resultados para la madre y el feto.

En el embarazo temprano es importante el confirmar la viabilidad, establecer la edad gestacional con precisión, determinar el número de fetos.

Y la presencia de embarazos múltiples, evaluar la corionicidad y la amniocidad.

Hacia el final del primer trimestre, el escaneo puede ofrecer la oportunidad de detectar anormalidades fetales graves, sistemas saludables, medición de la translucencia.

No existe una razón para la realización del ultrasonido de rutina, en ausencia de preocupaciones clínicas, sintomatología patológica o indicaciones específicas.

Es aconsejable el ofrecer el primer escaneo ultrasonografico entre la 11 y 13 + 6 semanas.

El escaneo debería ser realizado por individuos los cuales cumplan los siguientes criterios:

  1. Haber completado el entrenamiento en el uso de ultrasonografía diagnostica.
  2. Participar en actividades de educación medica continua.
  3. Haber establecido vías de cuidado apropiadas para hallazgos sospechosos y anormales.
  4. Participar y establecer programas de garantía de calidad.

Los tiempos de exposición fetal a ultrasonido deben ser minimizados usando el ALARA (tan bajo como sea razonablemente posible).

En caso de embarazos múltiples la corionicidad debería ser determinada en el embarazo temprano, cuando la caracterización es más segura.

Una vez que se haya realizado, el cuidado antenatal correspondiente, debería ser planeado de acuerdo a los recursos de salud accesibles y directrices locales.

Directrices para la examinación.

Evaluación de la viabilidad en el embarazo temprano

En esta directriz la edad es expresada por “14 días o más”.

El embrión mide típicamente cerca de 1-2 milímetros de largo cuando es primeramente detectable en el ultrasonido. E incrementa su longitud aproximadamente 1 milímetro por día.

Las terminaciones cefálica y caudal, son indistinguibles hasta el día 53.

Definiendo la viabilidad

El significado de viabilidad se define que el corazón fetal parece estar activado lo cual ha tomado el concepto de “vivo”.

La viabilidad fetal es después de eso el término usado para confirmar la presencia de un embrión con actividad cardíaca al momento del examen.

La actividad cardíaca ha sido documentada en embarazos normales a las 37 semanas de gestación.

Para definir un embarazo intrauterino en una paciente asintomática.

Es recomendable esperar hasta que el embrión se torne visible sin el saco intrauterino hasta que se confirme que el saco es un saco gestacional.

El diámetro del saco gestacional (MSD) es el promedio de las tres mediciones ortogonales del espacio lleno de fluido sin el saco gestacional.

Los nomogramas del MSD y la longitud céfalo-caudal (CRL), este último provee una más precisa estimación de la edad gestacional por que el MSD muestra gran variabilidad de la predicción de la edad.

Mediciones fetales del primer trimestre

Una sección media línea sagital de todo el embrión debería ser obtenida, idealmente con el embrión o el feto orientado horizontalmente en la imagen.

A fin e que  se asegure que el feto no está flexionado, el líquido amniótico debería ser visible entre el mentón fetal y el pecho.

Sin embargo esto puede ser complicado en la gestación temprana.

En esta situación se tomara la medida desde el cuello a la rabadilla.

El diámetro biparietal (BPD) y la circunferencia de la cabeza (HC) son medidas en la más larga y verdaderamente simétrica vista axial de la cabeza fetal.

La cual no debería ser distorsionada por estructuras adyacentes o la presión del transductor.

Cerca de la semana 10 estructuras como la línea media del tercer ventrículo, la fisura interhemisferica y el plexo coroideo deberían ser visibles.

Hacia la semana 13 el tálamo y el tercer ventrículo proveen un buen punto de referencia.

La correcta orientación axial es confirmada por la inclusión de la imagen tanto de los cuernos anteriores como de los lóbulos occipitales bajos de los ventrículos cerebrales.

Artículo escrito por  el Dr. Alberto Bravo

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

 

Comparte este blog:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *