El parénquima hepático normal presenta en ecografía un patrón ecográfico homogéneo constituido por ecos finos, de mayor ecogenicidad que el parénquima renal y menos ecogénico que el parénquima pancreático, estructuras con las que siempre debe compararse. Es obligado realizar también esta comparación con el bazo, pues el hígado presenta prácticamente la misma ecogenicidad que el parénquima esplénico. El patrón ecogénico es tan característico que el ecografista se acostumbra rápidamente al normal. Se encuentran estructuras anecoicas no patológicas: vasos y estructuras ecogenicas no patológicas. Ligamentos y cisuras.

Dentro de lo dinámico que debe ser el estudio ecográfico se pueden valorar signos indirectos de hepatomegalia, que aunque subjetivos poseen valor:

  1. Extensión del borde inferior de LD hepático por debajo del nivel correspondiente a polo inferior de riñon derecho.
  2. Modificación de la formologia de los ángulos hepáticos de LD y LI que pierden su morfología de ángulos agudos y adquieren una morfología redondeada por el agrandamiento del parénquima contra a capsula poco distendible.

La forma más sencilla de efectuar la división ecográfica del hígado es la que proporcionan los vasos suprahepaticos por su localización intersegmentaria:

  1. La vena suprahepática media se sitúa en la cisura lobar principal dividiendo el hígado en dos lóbulos: Derecho e izquierdo.
  2. La vena suprahepatica derecha dividirá a su vez el lóbulo derecho en 2 segmentos, uno anterior y uno posterior.
  3. La v. suprahepática izquierda dividirá a su vez el lóbulo izquierdo en 2 segmentos, el segmento medial o lóbulo cuadrado y un segmento lateral entre la vena suprahepática y el límite hepático.

Hígado patológico

El papel de la ecografía en el estudio de la patología hepática se refiere fundamentalmente a: estudio de la patología focal, valoración de las enfermedades difusas y estudio de la hipertensión portal.
El estudio de la patología focal es la utilidad mayor de la ecografía,, ya que la exploración permite no sólo la detección de lesiones ocupantes de espacio, sino también diferenciar si son sólidas o quísticas y sugerir su origen benigno o maligno.

Lesiones focales:

Su característica es la presencia de refuerzo posterior y su contenido generalmente libre de ecos, y se pueden presentar ecos en su luz y se pueden dividir en:
Lesiones quísticas simples.- Totalmente sonoluscentes, sin ecos ni tabiques internos y con presencia de refuerzo posterior.
Lesiones quísticas complicadas.- formación no totalmente sonoluscente con ecos o tabiques en su interior; pero que denuncia su naturaleza quística por la presencia de refuerzo posterior.

Resumen escrito por la Dra A. Mallely Cortés Ortega

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com