Diagnóstico de Hígado graso no alcohólico

Entre 48-100% de los pacientes con Hígado graso no alcohólico (HGNA) permanecen asintomáticos, pero algunos pueden referir dolor leve en el cuadrante superior derecho, astenia y adinamia. La exploración física puede ser normal o encontrarse datos de hepatopatía crónica o hipertensión portal, dependiendo del estadio al momento del diagnóstico Frecuentemente, el paciente con Hígado graso no alcohólico (HGNA) es diagnosticado a partir del hallazgo incidental de anomalías en estudios de laboratorio.

El ultrasonido, tiene una sensibilidad y especificidad para la detección de esteatosis moderada a severa de 89 y 93%.30 La sensibilidad de este método disminuye conforme el IMC del paciente aumenta, y es óptima cuando el porcentaje de esteatosis hepática es de por lo menos 30%.31 La esteatosis aparece hiperecoica en relación al riñón derecho o el bazo.

El grado de esteatosis se basa en la evaluación de la ecogenicidad:

El ultrasonido no es útil para identificar la esteatohepatitis o el grado de fibrosis 3 (figura 6).

hígado graso no alcohólico

La tomografía no contrastada puede detectar y cuantificar el grado de esteatosis; en ella, la escala de grises refleja el grado de radiación absorbida, y se expresa en unidades Hounsfield (HU). La diferencia en HU medida entre el hígado y el bazo correlaciona con el número de hepatocitos con infiltración grasa. Para una esteatosis de 33%, la sensibilidad es de 82-93%, con una especificidad del 100%.

El mejor método de imagen para detectar y cuantificar el grado de esteatosis es la resonancia magnética.

 

La biopsia hepática, como procedimiento diagnóstico, tiene múltiples limitaciones, pero para cada una de ellas ha sido posible implementar estrategias de optimización, y es el único estudio que permite el diagnóstico de certeza y estadificación de HGNA/EHNA, por lo que continúa siendo el estándar de oro diagnóstico de esta patología.

  1. Puede haber falla en el muestreo, con un 10-30% de falsos negativos a cirrosis con una sola biopsia percutánea a ciegas, pero si se toman 3 muestras.
  2. La valoración histológica es operador dependiente.
  3. Conlleva una morbimortalidad potencial.
  4. Una vez establecido el diagnóstico histológico, se usa la clasificación de Brunt, una escala Semicuantitativa para la clasificación de EHNA.

Dicha clasificación valora:

  1. El grado de esteatosis
  2. Inflamación hepática
  3. Fibrosis hepática

Tratamiento

El abordaje terapéutico del HGNA debe de ser integral y multidisciplinario e incluye modificaciones en el estilo de vida, dieta, ejercicio, medicamentos y en algunos casos manejo quirúrgico de la obesidad.

La actividad física disminuye el índice cintura/cadera, la resistencia a la insulina, la esteatosis hepática, las concentraciones de IL-6, IL-5, TNF-. En conjunto, un plan dietético y ejercicio aeróbico logran mejoras mucho mayores que las logradas con cada uno de ellos por separado. Necesitando además manejo médico.

Conclusiones

El sedentarismo, los cambios en los hábitos alimentarios y el sobrepeso inducen una grave alteración metabólica caracterizada por hiperglicemia, hiperinsulinemia, resistencia a la insulina e hipertrigliceridemia que condicionan la aparición de esteatosis hepática.
Existen medidas eficaces para prevenir la aparición y progresión del HGNA,
La más importante es el cambio en el estilo de vida. Los sensibilizadores de insulina, hipolipemiantes y algunos antifibróticos han probado también ser de utilidad en el tratamiento del HGNA.

Resumen escrito por la Dra.

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

Médica Capacitación – Diplomado en Ultrasonografía Médica