Resumen

La agenesia vesicular es una malformación congénita infrecuente, puede cursar asintomática, la ausencia de vesícula se suele interpretar erróneamente en la ecografía abdominal como una vesícula atrófica o una colecistitis alitiásica.

La agenesia de la vesícula fue descrita por primera vez por Lemery en 1701, su diagnóstico preoperatorio no es sencillo, ya que clínicamente no presenta una sintomatología específica, los métodos de imagen no siempre son concluyentes y habitualmente es un hallazgo transoperatorio, aproximadamente 400 casos de agenesia vesicular han sido informados en la literatura mundial; se calcula que la incidencia es de 0.01 a 0.04%; 15 a 30 % de los pacientes con agenesia de la vía biliar presentan malformaciones en otros órganos y sistemas, es más frecuente en mujeres con una relación de 3:1 de 30 a 40 años aproximadamente.

Debido a constantes factores genéticos asociados con otros defectos congénitos. La sintomatología es similar a la de cualquier cuadro biliar: cólico, ictericia y coluria.

Se han clasificado a los pacientes con agenesia vesicular en tres grupos:

  1. Con anomalías fetales múltiples, por las que habitualmente mueren (12.9%)
  2. Asintomáticos, siendo la agenesia vesicular un hallazgo quirúrgico o de autopsia (31.6%)
  3. Sintomáticos, intervenidos por sintomatología del tracto biliar sin que se encuentre la vesícula biliar.

Caso clínico

Femenino de 61 años de edad, con APP de hipertensión arterial sistémica de 10 años de evolución tratada con losartán 50 mg, metoprolol 50 mg, cada 12 hrs, ingresando al servicio de cirugía general por dolor en hipocondrio derecho y epigastrio tipo cólico, con irradiación hacia la articulación acromio clavicular, que no cedía con analgésicos o al tomar alguna posición, de dos días de exposición.

Se realizó ecografía encontrando:

Laboratorios: hg. 12.8, hto. 40.04%, leucocitos 5090, plaquetas. 266000, TP. 11.7 SEG, TEST. 12 SEG, TPT. 29.2, BT. 0.8, BD. 0.3, BI. 0.5, TP 7.4, ALB. 4, GL. 107, UREA 36.

Fue ingresada para CCL, se procedió a tracción del borde inferior del hígado para tratar de localizar la vesícula biliar y el lecho quirúrgico; debido a las adherencias y al sangrado fácil en la capa, se decidió realizar procedimiento convencional por incisión tipo Koche, se trató de localizar la vesícula biliar, lo cual no fue posible. Por tal motivo se procedió a realización de colangiografìa, la cual confirmó el diagnóstico de agenesia vesicular.

Conclusión

La agenesia de la vesicular es una malformación infrecuente que es difícilmente diagnosticable sin embargo la ultrasonografía se considera el estudio de elección para la patología de la vesícula biliar, con una sensibilidad cercana a 95% . El reto para el adecuado diagnóstico es eliminar los falsos positivos de imágenes compatibles a vesículas colapsadas o encogidas, así como la inadecuada interpretación por el médico realizador del estudio ecográfico.

La explicación de la sintomatología en pacientes con agenesia vesicular demostrada por los diversos equipos de diagnóstico es la litiasis en la vía biliar común o en la disfunción del esfínter de Oddi. La coledocolitiasis en los casos de agenesia vesicular debe llamarse HEPATOLITIASIS o en sentido estricto, LITIASIS DEL CONDUCTO BILIAR COMÚN, ya que continúa siendo hepático común. Siendo asociado en un 25 a 50 % de los casos se asocia con o sin síndrome ictérico obstructivo.

Probablemente sea casi imposible establecer preoperatoriamente el diagnóstico de agenesia de la vesícula biliar, no obstante existen ciertos indicios que deben alertar acerca de esta alteración como lo son:

  1. La falta de opacificaciòn de la vesícula al realizar una colecistografía oral en un paciente con otras alteraciones congénitas.
  2. Historia familiar de agenesia colecìstica
  3. Falta de opacificación del cístico y vesícula biliar al realizar la colangiografìa
  4. En presencia de un colédoco notablemente dilatado > 20 mm.

Cabe hacer mención que la agenesia vesicular no requiere ningún tratamiento, no así la litiasis biliar que se resuelve con la extracción de los litos y la colocación de una sonda en T en la vía biliar principal.

Resumen escrito por la Dra. Alma Delia Contla

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com