fbpx

Errores en la exploración ultrasonografía renal

Los errores más comunes es el diagnóstico de pseudotumores, porque el parénquima renal normal a veces nos puede simular en la ultrasonografía un tumor renal.

Estas lesiones se denominan “pseudotumores renales”.

Creo que es necesario saber reconocer estos “pseudotumores” para evitar errores en el diagnóstico así como métodos de imagen complementarios.

Los puntos clave para diferenciar un “pseudotumor” de un verdadero tumor renal son los siguientes:

En primer lugar, conocer la anatomía y la ecoestructura renal.

Segundo lugar, estudiar las principales características de los “pseudotumores renales”.

Que más frecuentemente nos podemos encontrar durante el estudio ultrasonográfico.

Los riñones están revestidos por una cápsula y compuestos por diferentes estructuras:

La cortical (capa más externa) que es hipoecoica con respecto a la grasa perirrenal, la medular (capa intermedia).

Que es hipoecoica con respecto a la corteza y el seno renal (capa más interna) que es la más hiperecogénica de las tres.

Muchas veces, los tumores renales son detectados de manera casual mediante el uso de técnicas de imagen tal y como la ecografía.

La tomografía computarizada (TC) o la resonancia magnética (RM) en pacientes asintomáticos.

Se pueden clasificar por un lado según su ecogenicidad (hiperecogénicos e iso-hipoecoicos) y, por otro lado, en función de su localización (cortical y medular).

Hiperecogénicos cicatriz cortical renal.

Una cicatriz cortical nos puede simular un verdadero tumor renal debido a que se produce un efecto óptico al interdigitar la grasa perirrenal en el interior de la cortical.
Las diferencias de esta psudolesion son, en primer lugar, la transición entre dicha lesión y la cápsula renal no es abrupta.

En segundo lugar está en conexión con la grasa perirrenal y, por último, no produce efecto de masa.

Por el contrario, un verdadero tumor renal provoca efecto de masa y muestra una transición con la grasa perirrenal abrupta.

El defecto cortical renal es una “pseudolesion” producida por la fusión incompleta de los lóbulos renales durante la gestación.
A veces es necesaria la realización de distintas proyecciones (axial, sagital) para la mejor demostración de la conexión con el seno renal.

El seno renal se compone principalmente de grasa.

A veces, debido a las variantes anatómicas y a la proyección ecográfica la grasa puede parecer que se encuentra en la corteza a modo de un nódulo hiperecogénico simulando un tumor renal.

Para estar seguro de que no se trata de un tumor sino de una pseudolesión.

Hipoecoicos Una de las claves para diferenciar un verdadero tumor renal es el efecto de masa que produce.

Decimos que una lesión produce efecto de masa cuando hay una alteración de ambas líneas corticales, la externa y la interna.

Un pseudotumor puede simular el efecto de masa siendo a veces difícil diferenciarlo de un verdadero tumor renal.

Sin embargo, estas pseudolesiones sólo producen alteración de una de las dos líneas corticales.

A diferencia de los verdaderos tumores que habitualmente interrumpen ambas líneas
Además, los verdaderos tumores renales producen alteración de la ecoestructura renal y desplazamiento de la vascularización si usamos el eco-doppler.

Dismorfismo lobar:

Es una pseudolesión caracterizada por una alteración del contorno renal, que se encuentra situada entre dos lóbulos renales.

El punto clave para diferenciarla es la presencia de una pirámide renal en su interior además, no provoca efecto de masa.

Sólo existe alteración de la línea cortical externa, encontrándose intacta la línea cortical interna.

Joroba de dromedario

La joroba de dromedario se produce por un abultamiento en el borde lateral del riñón izquierdo.

En esta pseudolesión solo existe alteración de la línea cortical externa, sin alteración de la ecoestructura y sin desplazamiento de la vascularización

Cicatriz cortical

Está producida por un adelgazamiento de la cortical.

El parénquima atrapado entre dos cicatrices corticales experimenta una lobulación, la cual puede imitar la presencia de una masa renal.
Para asegurarse de que es un pseudolesion y no un verdadero tumor renal, por un lado.

Vemos que no hay alteración de la línea cortical interna y por otro lado no existe alteración de la ecoestructura ni desplazamiento vascular.
Artefacto de duplicación

Es un artefacto que se produce al chocar la onda ultrasónica con la superficie del hígado dando la apariencia de una  “pseudomasa renal”. El resultado es una imagen especular del riñón derecho simulando un tumor renal. Si cambiamos los ángulos de incidencia del haz, la pseudolesión desaparecerá.

Hipertrofia de una columna de Bertin

Es una pseudolesión producida por una prolongación de la corteza hacia el seno renal y, por tanto, está siempre en íntimo contacto con la corteza.

Creo que es de suma importancia que los médicos ultrasonografistas y radiólogos se familiaricen con el amplio espectro de pseudotumores renales.

Que se pueden manifestar mediante la ultrasonografía.

Ya que esto permitirá poder diagnosticar verdaderos tumores renales sin la necesidad de la realización de otras pruebas de imagen adicionales.

Artículo escrito por el Dr. Christian A. Patatuchi Cordero.

 

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

By |2020-07-29T15:14:48-05:00julio 29th, 2020|Categories: Riñón|Tags: , |0 Comments

About the Author:

Leave A Comment