Tiroides

Enfermedad de la tiroides

Médica Capacitación
Escrito por:
Médica Capacitación
29 octubre, 2019

Los cambios  fisiológicos  naturales  que  ocurren  en diferentes  etapas  de  la  vida  de  la  mujer  repercuten  en  el  funcionamiento  de  la  glándula  tiroides.

Y pueden  originar,  eventualmente,  algún  padecimiento.

HIPOTIROIDISMO

Es  el  trastorno  endocrino  más  frecuente  y  en  la  mayoría de  las  pacientes  se  considera,  erróneamente,  la  principal causa  de:

Esterilidad,  aborto,  irregularidad  menstrual, manifestaciones  psicoemocionales,  cansancio  crónico, obesidad  y  mal  estado  de  la  piel  y  las  uñas.

La  confusión diagnóstica,  aunada  a  estudios  de  laboratorio  alterados, se  piensa  que  el  hipotiroidismo  es  consecuencia  de  un  proceso  autoinmunitario  que  se  inicia  con tiroiditis.

En  la  mayoría  de  las  pacientes,  pues  los  exámenes de  laboratorio  resultan  con  elevadas  concentraciones  de TSH,  bajas  de  hormonas  tiroideas  y  altas  de  anticuerpos antitiroideos.

Otra  forma  de  hipotiroidismo resulta  de  la  administración  de  yodo  radiactivo,  para  el tratamiento  de  hipotiroidismo  tipo  Graves  o  bocio  difuso tóxico.

Que  “destruye  farmacológicamente”  el  tejido tiroideo.5  Hasta  el  momento,  la  prueba  más  efectiva  para apoyar  el  diagnóstico  de  hipotiroidismo  es  la  medición de  TSH  en  sangre.

En  pacientes  con  cualquiera  de  las  siguientes  alteraciones debe efectuarse la detección rutinaria  de hipotiroidismo:

Bocio,  esterilidad  idiopática,  trastornos  menstruales, galactorrea,  embarazo  complicado,  depresión  posparto  e hipercolesterolemia.

Antes  de  establecer  el  diagnóstico  de síndrome  de  ovarios  poliquísticos  o  de  Stein-Leventhal se  sugiere  descartar  hipotiroidismo  subclínico.

El  tratamiento  del  hipotiroidismo  es  sencillo  de  establecer  y  se  prescribe  para  toda  la  vida, la prescripción  de  T4  (levotiroxina)  como  monoterapia  o en  combinación  con  T3  (liotironina).

En  esto  influye  de manera  importante  la  preferencia  de  la  paciente.

HIPERTIROIDISMO

También  es  más  frecuente  en  las  mujeres  y  en  casi  80% corresponde  a  bocio  tóxico  difuso  o  enfermedad  de Graves-Basedow.

Esta  alteración  se  debe  a  un  proceso autoinmunitario  cuya  característica  sobresaliente  es  el exoftalmos.

Aparece  entre  los  30  y  40  años  de  edad  y  puede  desencadenarse  por  episodios  de  estrés  y  agotamiento extremo.

Un  nódulo  hiperfuncionante también  produce  hipertiroidismo,  pero  es  menos  frecuente y  se  expresa  en  mujeres  de  mayor  edad.

El  nódulo  inhibe el  funcionamiento  del  resto  de  la  glándula,  lo  cual  se  demuestra en el centellograma.

La  intervención quirúrgica  ya  no  se  realiza,  excepto  en  pacientes  con nódulos.

Por  tanto,  la  decisión  está  entre  tratamiento con  fármacos  o  administración  de  yodo  radiactivo.

Las mujeres  de  nivel  educativo  y  económico  alto,  menores de  40  años  de  edad  y  en  etapa  reproductiva,  prefieren  el tratamiento  médico.

Pues  aún  se  teme  a  la  radiactividad y  a que  sus  secuelas  generen  hipotiroidismo  permanente.

Sólo  se  cuenta  con  un  fármaco,  derivado  de tionamidas,  cuya  dosis  consiste  en  ingerir  de  dos  a  cuatro tabletas,  una  o  dos  veces  al  día,  durante  8  a  16  meses.

El  principal  inconveniente  es  la  recidiva,  la  cual  ocurre en  50  a  80%  de  los  casos,  aunque  puede  repetirse  otro ciclo  de  tratamiento.

La  aparición  de taquicardia  inexplicable  durante  la  posmenopausia  obliga a  descartar  el  hipertiroidismo,  que  no  suele  cursar  con otros  trastornos  autoinmunitarios,  particularmente  el exoftalmos y bocio.

Artículo escrito por  la Dra Arminda Victoria Quiroz

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

Comparte este blog:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat