Tiroides

El ultrasonido de tiroides

Médica Capacitación
Escrito por:
Médica Capacitación
11 septiembre, 2019

El ultrasonido es el método diagnostico que se utiliza de primera intensión para la evaluación de la glándula tiroidea.

Sus ventajas son: el bajo costo y no requiere de mayor preparación para el examen ya que no es invasivo.

Su anatomía es de fácil acceso, se encuentra en región anteroinferior del cuello, ubicada en la fosa infrahioidea.

Consta de dos lóbulos (derecho e izquierdo) unidos por el istmo, sus dimensiones a lo ancho son de 60 mm.

Cada lóbulo mide 25 x 12 x 18 mm el itsmo entre 3 y 5 mm, pesa 30 gramos en promedio, recibe irrigación de las arterias tiroideas superiores que se originan en las carótidas externas.

De la arteria subclavia se originan las arterias torpodeas omferopres.

Su inervación esta dada por los sistemas adrenérgico y colinérgico.

Para su estudio se debe colorar al paciente en decúbito supino en hiperextension del cuello, con transductor longitudinal de 7 M, MHz.

Los cortes deben ser transversales y longitudinales, además valorar cada lóbulo en búsqueda de alteraciones en su ecoestructura e imagen.

Las indicaciones principales para el estudio de ultrasonido son:

Evaluar morfología, búsqueda intencionada para identificar nódulos y sus características.

Seguimiento de nódulos, descartar compromiso de partes blandas y como guía para tomas de biopsia con aguja fina.

El informe del ultrasonido  debe referir  los hallazgos encontrados en la glándula, sus mediciones, las alteraciones morfológicas.

Si se tratan de nódulos y sus características, en caso de contar con Doppler debe identificarse la vascularidad.

En caso de hipertiroidismo y tiroiditis no se considera el método diagnostico de primera elección.

Sin embargo si puede haber variación en  el volumen de la glándula y aumentar además del flujo sanguíneo .

Los criterios de malignidad en nódulos pueden ser bordes irregulares, sin halo de seguridad, microcalcificaciones.

Cambios en la ecogenicidad.

Además el Colegio Americano de Radiologia desarrollo un sistema de clasificación similar al BI-RADS de mama llamado TIRADS para poder clasificar las lesiones tiroideas.

Estas son:

  • TIRADS 1: Glándula tiroides normal.
  • TIRADS 2: Condición benigna (0% de malignidad).
  • TIRADS 3: Nódulos probablemente benignos (< 5% de malignidad).
  • TIRADS 4: Nódulos sospechosos de malignidad (malignidad 5-80%).
  • TIRADS 5: Nódulos probablemente malignos (malignidad de más del 80%).
  • TIRADS 6: Incluye nódulos que por biopsia han demostrado malignidad.

Por tanto, el Ultrasonido es por mucho el método diagnostico confiable y de fácil acceso.

Con el que podemos realizar un diagnostico diferencial en patología tiroidea y con esto iniciar el manejo terapéutico del paciente.

Artículo escrito por la Dra. Sara Moreno

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

 

Comparte este blog:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat