Tiroides

Ecografía del nódulo de tiroides

Médica Capacitación
Escrito por:
Médica Capacitación
28 julio, 2019

La ecografía de alta resolución es el método de imágenes de primera línea para detectar nódulos en la glándula tiroides.

Los ecógrafos de gran resolución espacial con que contamos hoy en día, sumado a la localización superficial de la glándula en el cuello, hacen posible la detección de lesiones de hasta 2mm de diámetro.

La prevalencia de nódulos tiroideos no palpables, hallados en ecografía en estudios vasculares carotídeos o exámenes solicitados por hipo o hipertiroidismo.

En especial en pacientes mayores de 60 años es del 50-60%.

Aunque la patología nodular es frecuente, en especial en la mujer, el cáncer tiroideo es raro, representando menos del 5% de la totalidad de los nódulos hallados en la glándula.

Por lo tanto, el desafío es detectar aquellos nódulos con mayores probabilidades de ser malignos, que requerirán una punción-aspiración con aguja fina (PAAF).

Para confirmar o sugerir el diagnóstico de malignidad y de esta manera, realizar un diagnóstico y tratamiento precoces.

El objetivo del presente artículo es describir las variables de la ecografía del nódulo tiroideo, haciendo énfasis en aquellas que se asocian a lesiones de estirpe maligna.

La mayoría de los nódulos tiroideos benignos corresponden a nódulos hiperplásicos, adenomas.

Adenomas con degeneración quística, quistes coloideos o hemorrágicos e infrecuentemente a quistes verdaderos.

Ellos deben ser diferenciados de los nódulos malignos correspondientes a (en orden defrecuencia):

Carcinoma papilar, folicular, de células de Hürthle, medular, anaplásico, linfoma tiroideo.

Metástasis (provenientes de tumores primarios de melanoma, mama, pulmón o células renales).

Aunque ciertas características en la ecografía pueden estar asociadas a tumores malignos, la PAAF continúa siendo el gold standard para el diagnóstico.

Durante la última década, se han publicado numerosos estudios que han evaluado las características del nódulo tiroideo más frecuentemente asociadas a malignidad.

La dificultad estriba en que estos estudios generalmente no son rigurosos desde el punto de vista metodológico y no evalúan de la misma manera las distintas variables en la ecografía.

Sumado a ello, el equipamiento empleado no es uniforme, utilizándose en algunos estudios transductores de 7MHz y en otros transductores de mayores frecuencias (12-14 MHz).

Con la consecuente diferencia en la capacidad de discriminación espa-cial de los mismos.

El resultado es la gran variabilidad de conclusiones entre los estudios de la ecografía disponibles.

Estamos de acuerdo en definir al nódulo tiroideo como aquella área o áreas de la glándula de ecogenicidad diferente al resto del parénquima tiroideo.

Aunque casi ninguno de los criterios en la ecografía considerados aisladamente resulta patognomónico para predecir la benignidad o malignidad de un nódulo.

Cuando se utilizan en conjunción presentan un alto valor predictivo para el diagnóstico diferencial.

Por ello, es de suma importancia investigar y describir de la manera más completa posible las variables del nódulo, tanto en modo B, en el Doppler color y en el AngioPower.

Artículo escrito por  el Dr. Dannee Miguel Escoto López

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

 

Comparte este blog:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *