Riñón

Onda venosa hepática, cirrosis hepática

Médica Capacitación
Escrito por:
Médica Capacitación
27 septiembre, 2019

La cirrosis es una patología hepática anormal en donde aparece una cicatrización difusa e irreversible del parénquima y es remplazado por nódulos estructuralmente anormales.

Siendo la cirrosis es la causa más común de hipertensión portal intrahepática.

Hipertensión portal se define por un gradiente de presión venosa hepático (HVPG) mayor a 5mmHg.

Una presión venosa esplénica mayor a 15mmHg, o una presión portal mayor a 10mmHg (30 cm agua).

El ultrasonido Doppler a color de las venas hepáticas ha surgido como una técnica no invasiva para el diagnóstico de la hipertensión portal y como predictor de varices esofágicas.

Se forma de onda normal venosa hepática es una onda A trifásica-retrograda, y ondas S y D anterógradas.

La forma de la onda venosa hepática se clasifico en 3 tipos: trifásica: normal, bifásica: sin flujo reverso y con o sin oscilación disminuida, monofásica: onda plana.

Las formas bifásica y monofásica son asociadas con hipertensión portal severa.

El estancamiento de las venas hepáticas es un indicativo de cirrosis hepática.

Objetivo del estudio fue evaluar la forma de onda venosa hepática, el índice de amortiguamiento y el índice espleno-portal.

Los pacientes con cirrosis usando ultrasonido Doppler y predecir la severidad de la hipertensión portal y la presencia de varices esofágicas.

Se incluyeron 30 pacientes con enfermedad hepática crónica. Se realizó ultrasonido y Doppler con color para evaluar la forma de onda, el índice de amortiguamiento y el índice espleno portal.

Se realizo tomografía computada con medio de contaste cuando la función renal se encontró normal.

22 pacientes tuvieron patrones monofásicos y la mayoría de ellos se encontraba en la clase C de Child-Pugh.

Se encontró una correlación positiva entre el puntaje de Child-Pugh y el índice de amortiguamiento.

Encontró una débil correlación positiva entre el índice esplenoportal y la puntuación de Child-Pugh.

Llegaron a la conclusión de que cambios en los patrones de la forma de onda de trifásico a monofásico sugiere disfunción hepática severa y se asocia con hipertensión portal severa.

Los cambios en la presión venosa hepática, el índice de amortiguamiento y el índice espleno-portal tienen ningún valor predictivo de la presencia de várices esofágicas.

Comentario

Desde mi punto de vista el estudio necesita repetirse con un mayor número de pacientes para poder obtener un resultado significativo.

Artículo escrito por la Dra Lizbeth Cañas Lucero

 

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

 

Comparte este blog:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *