Protocolo de Exploración

Protocolo de estudio de la vesícula biliar

Médica Capacitación
Escrito por:
Médica Capacitación
7 noviembre, 2019

La vesícula biliar es una bolsa de 7 a 10cm de longitud y de 3 a 5 cm de ancho, la cual mantiene en promedio un volumen de 30-50ml.

Tiene forma piriforme (forma de pera), la cual se divide para su estudio en tres secciones:

El fondo, el cuerpo y el cuello; en la región del cuello puede haber un infundíbulo, que se denomina bolsa de Hartmann.

La vesícula Biliar se encuentra dispuesta en el borde inferior del hígado, entre el lóbulo derecho e izquierdo.

La vena hepática media se sitúa en el mismo plano anatómico y puede utilizarse para ayudar a encontrar la fosa vesicular.

Las vías biliares se dividen en dos tipos, las vías intrahepaticas y las extrahepaticas.

La vía intrahepatica tiene su origen en los canalículos biliares y vierten en los conductillos interlobulillares, la vía biliar extrahepatica.

Está compuesta por los conductos biliares principales los cuales se dividen en conducto hepático derecho, conducto hepático izquierdo los cuales emergen del hilio hepático.

En la unión de los conductos hepáticos derecho e izquierdo se continua uno solo, denominado conducto hepático común.

Del conducto hepático común se deriva otro que se dirige hacia la vesícula biliar, denominado conducto cístico, a partir de ese punto.

El conducto hepático común cambia de nombre a conducto colédoco, el cual se unirá en la región duodenal con el conducto de Wirsung o también conocido como conducto pancreático.

La vesícula biliar es irrigada por la arteria cística, la cual la mayoría de las veces es una rama de la arteria hepática derecha, otras veces de la arteria hepática media y más raras veces de la arteria hepática izquierda.

El protocolo de estudio de la vesícula biliar en la ultrasonografía es:

1.- Se utiliza un transductor de 3.5 a 5 MHz.

2.- El paciente debe tener de 6 a 8 horas de ayuno (se aconseja no fumar, para evitar la estimulación de la vesícula biliar por la nicotina).

3.- La exploración se inicia con el paciente en decúbito supino con un abordaje subcostal.

Donde se puede solicitar al paciente hacer una inspiración profunda para desplazar la vesícula hacia abajo del borde costal.

4.- Se toma medidas del plano transversal y longitudinal para calcular el volumen de la vesícula, así como la identificación de sus tres partes, fondo, cuerpo y cuello.

Tomando de la misma manera la medida de su pared vesicular, la cual no debe ser superior a los 3mm.

5.- Es aconsejable terminar el abordaje en una posición decúbito lateral izquierda.

La cual nos permite una mejor valoración que permite diferenciar los ecos de un pólipo a un cálculo.

6.- Si ninguna de las maniobras anteriores permiten una buena visualización, se realiza una exploración intercostal, donde se solicita al paciente elevar su brazo para aumentar el espacio intercostal.

7.- el examen debe incluir buscar el signo Eco-Murphy.

8.- Se realiza una búsqueda de los conductos colédoco, para su medición transversal, el cual debe ser menor a 7mm.

9.- se explica al paciente los hallazgos y se procede a realizar el reporte ultrasonográfico.

Artículo escrito por el Dr.  Dávila Gutiérrez Adán Adonay.

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

 

Comparte este blog:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *