Próstata

Manejo de la Hiperplasia Benigna de Próstata

Médica Capacitación
Escrito por:
Médica Capacitación
7 febrero, 2020

La hiperplasia benigna de próstata (HPB) es una de las patologías más comunes de los varones de edad avanzada. Consiste en el aumento del tamaño de la próstata, que puede provocar una obstrucción progresiva del flujo urinario (componente estático) y un aumento de la actividad del músculo detrusor (componente dinámico).Su prevalencia aumenta con la edad, presentándose con criterios histológicos del más del 50% de los hombres mayores de 50 años y en el 90% de los mayores de 90 años.

Su sintomatología se divide en síntomas obstructivos o de vaciado (retardo en el inicio de la micción, flujo débil, discontinuo, goteo postmiccional, micción intermitente y micción incompleta) y síntomas irritativos o de llenado (polaquiuria, nicturia, urgencia miccional, incontinencia de urgencia, tenesmo y dolor pélvico). Un 14% de los hombres con un grado moderado o severo, van a experimentar un empeoramiento en los siguientes 5 años. Retención urinaria aguda en un 1-3%.

Valoración inicial de Hiperplasia Benigna

Incluye: anamnesis, exploración física (tacto rectal y palpación abdominal), análisis de orina por tira reactiva, determinación de creatinina sérica (IRA). Puede haber niveles altos de antígeno prostático, aunque la HPB no incrementa el riesgo de desarrollar cáncer prostático .El antígeno prostático no es de rutina.

La IPSS, es previo al inicio del tratamiento, éste cuestionario valora los síntomas con escala, que va de 0-7 puntos que es leve; de 8-19 puntos que es moderado; y de 20 a más que es grave, que afecta la vida en ligera, moderada e importante.

Tratamiento Hiperplasia Benigna

Espera vigilada, tratamiento farmacológico y tratamiento quirúrgico.

Espera vigilada  (Watchful waiting)

Se recomienda en pacientes con sintomatología leve –moderada y poca afección de su calidad de vida, conducta expectante (información al paciente, consejos sobre estilo de vida y un seguimiento rutinario), en algunos mejoran los síntomas, en otros permanecen estables por muchos años.(16% estables, 38% mejor) en 2.6-5 años.

Tratamiento farmacológico

Cuando no funciona la “espera vigilada”, entonces se inicia con el tratamiento farmacológico (60% mejora).

Alfabloqueantes

Su mecanismo de acción es disminuir el tono del músculo liso de la próstata y del cuello de la vejiga, lo que produce una mejoría en los síntomas y aumento del flujo urinario. En el primer año los alfa-bloqueantes son más eficaces que los inhibidores de la 5-alfa reductasa (5-ARI) .Efectividad máxima al mes del tratamiento. Disminuyen la puntuación del IPSS en 3-6 puntos, no tienen efecto sobre el volumen prostático y el antígeno prostático, ni previenen el crecimiento de la próstata. Una reducción de 3-4 puntos es bueno. Se puede utilizar en forma intermitente, en pacientes con sintomatología fluctuante y rápido inicio de acción. La valoración previa del paciente es importante antes de escoger el tratamiento. Ejemplo, los no uroselectivos (doxazosina y terazosina) disminuyen la tensión arterial, aunque se usan en HPB y HTA. La silodosina produce eyaculación retrógrada y es más caro.

Inhibidores de la 5- alfa reductasa (5-ARI)

Su mecanismo de acción es inhibir la 5-alfa reductasa que canaliza la conversión de testosterona a dehidrotestosterona  en la próstata, folículos pilosos y otros tejidos androgenodependientes. Disminuye el tejido prostático hasta en u 30% de los pacientes, pero son menos eficaces en reducir los síntomas que los alfa-bloqueantes. Son más eficaces en hombres con próstatas grandes y han demostrado reducir el riesgo de retención aguda de orina y la necesidad de intervención quirúrgica en tratamientos de más de un año. Reducen el antígeno prostático a la mitad en 6 meses. En dos estudios clínicos se alerta sobre el posible aumento de cáncer de próstata de alto riesgo con el uso de los 5-ARI.

Resumen escrito por el Dr. Francisco Velázquez

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

 

Comparte este blog:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *