Próstata

Hipertrofia prostática benigna mediante ecografía

Médica Capacitación
Escrito por:
Médica Capacitación
16 agosto, 2019

Se reserva el estudio de hipertrofia prostática en pacientes con datos clínicos de hematuria, infección urinaria, insuficiencia renal, litiasis y cirugía previa del aparato urinario.

Ya que un 70-75% de las imágenes de HPB son normales.

En los casos de hipertrofia prostática se puede considerar la ecografía abdominal como la técnica de imagen inicial.

Permite identificar la mayoría de las anomalías morfológicas inducidas por la HPB tanto en el tracto urinario superior como el inferior, es uno  de los estudios más económicos y menos invasivo.

En 5 mil ultrasonidos realizados, mayores de 50 años y con datos de hipertrofia prostática se encontraron litiasis:

Renal 5.2%, ureterohidronefrosis uní o bilateral 0.75%, angiomiolipomas 1.2%, masas sugestivas de adenocarcinomas renal 0.60%.Ademas quistes serosos 34.1%, y sinusales 7.1%. .

Ofrece suficiente resolución para conocer el volumen y la forma de  crecimiento de la hipertrofia prostática.

Se reserva la transrectal para la detección precoz de cáncer, tacto rectal dudoso y APE superior a 4 ng/ml.

Material y métodos para detectar la hipertrofia prostática

Se utiliza transductor convexo o sectorial de 3.5-5.0 MHz, Solo se necesita una repleción vesical de 150cc.

Primero se visualiza los riñones, vejiga y próstata y en casos seleccionados una flujometría y la medición del residuo postmiccional.

Se calcula el volumen prostático dividiendo entre dos el producto del diámetro anteroposterior elevado al cuadrado, multiplicado por el diámetro transverso.

Se puede medir la capacidad vesical y el residuo post-miccional se utiliza el sistema automático que incorporan los equipos.

Los cuales multiplican el área de la sección trasversal por la longitud o la fórmula de la elipse.

Cuando la visualización la hipertrofia prostática por vía abdominal es mala por condiciones anatómicas desfavorables, o el tacto rectal es dudoso o el APE es mayor a 4 ng/ml.

Se emplea un transductor biplano bisectorial transrectal con frecuencia de 7.5MHz.

La técnica de estudio transrectal para la hipertrofia prostática es en decúbito lateral izquierdo, se efectúa un tacto rectal cuidadoso y se procede a la inserción del transductor y se visualiza la próstata.

Mediante secciones transversales desde el cuello vesical hasta el ápex.

Se mide los diámetros anteroposterior y transversal para calcular el volumen y la densidad de APE.

La imagen longitudinal permite definir la uretra durante la micción en postquirúrgicos, en eventuales cavidades intraprostáticas.

Resultados y Discusión

La utilidad de la ecografía para la hipertrofia prostática debe analizarse bajo tres aspectos:

Contribución al diagnóstico inicial y diferencial con otras patologías prostáticas, ayuda para elegir el tratamiento más adecuado para el seguimiento periódico.

Para valorar la evolución espontanea a las diferentes terapias médicas o instrumentales.

Diagnóstico de la hipertrofia prostática.

El signo más precoz de la hipertrofia prostática, es el aumento de los diámetros anteroposterior y longitudinal, permaneciendo estable el trasverso.

Se origina en la zona transicional y tiene un desarrollo nodular comprimiendo la zona central, desplazando la zona periférica que pasa a integrar la capsula quirúrgica.

En la ecografía trans-abdominal el tejido fibroadematoso es indistinguible de la capsula, por vía transrectal su aspecto puede ser hipoecoico, isoecoico e incluso hiperecoico separado por un halo anecoico.

La vía suprapubica es fiable igual que la transrectal para determinar el volumen, sin ser laboriosa mejor tolerada y tener una amplia difusión.

La división del producto de los 3 diámetros prostáticos entre dos, nos da una medición con una seguridad del 80%.

Se utilizan fórmulas simplificadas con dos  diámetros.

Siendo menos precisa la medida del diámetro longitudinal, se sustituye elevando al cuadrado el diámetro anteroposterior.

La zona transicional, puede evaluarse su volumen aproximado sustrayendo al total medido el de la próstata normal (14-18 cc).

Hay que hacer la correlación de las medidas tomadas por vía abdominal y transrectal ya que la primera sobredimensiona hasta 0.5 cms el diametro anteroposterior.

Y los cortes se realizan en planos perpendicular en los segundos y en el primero son más oblicuos.

Por vía transrectal se visualizan los litos prostáticos en un 20%.

Los cálculos y calcificaciones producen una llamativa reflexión del sonido dando lugar a láminas de ecos muy intensos enmarcados por una columna muda posterior.

Pudiendo adoptar una forma de arco entre la zona transicional y la capsula quirúrgica.

Por vía transrectal se localizan quistes de retención de 0.3cm diam y de 0.5cm.

Se asocian hipertrofia prostática y cáncer próstatico.

El primero se desarrolla a partir de la zona transicional y del 70% de los tumores malignos a partir de la periférica puede dar lugar a una llamativa HPB con focos de adenocarcinoma de pequeño tamaño.

Por vía transrectal estos nódulos son hipoecoicos y el resto como isoecoicos en un 60-70%.

En 500 pacientes biopsiados por APE mayor de 4ng/ml o tacto sospechoso se comprobó que en el 30% se encontraron nódulos no tumorales en la zona periférica unidos a una hipertrofia de la zona transicional.

En algunos estudios en pacientes con APE mayor de 4ng/ml y tacto rectal sospechoso hay una probabilidad de un nódulo hipoecoico periférico tumoral es del 54.8% y aumenta al 76.8%.

La biopsia se practica en tacto rectal sospechoso y APE elevado.20 % de nódulos son malignos,20% de pacientes con HPB tienen APE elevado.

Hay falsos positivos cuando se utiliza un valor de 10ng/ml como dintel de normalidad y se eleva según el peso de la glándula es inferior a 40grs y 84% mayor a éste volumen.

Artículo escrito por  el Dr Francisco Velázquez

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

Comparte este blog:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *