Próstata

Hiperplasia prostática benigna

Médica Capacitación
Escrito por:
Médica Capacitación
5 mayo, 2020

Es una prueba no invasiva cuyo objetivo consiste en detectar la presencia de hiperplasia prostática obstrucción al tracto de salida vesical.

La flujometría puede hacerse de dos maneras:

  1. a) Prueba “casera”: puede realizarla cualquier médico en su consultorio, si bien su valor es solo orientativo.

Se le indica al paciente que orine durante cinco segundos en un frasco con medidas de volumen.

Lo normal es que el volumen orinado en cinco segundos sea mayor a 75 ml, mientras que los pacientes obstruidos orinan menos de 50 ml en 5 segundos.

  1. b) Prueba mediante uroflu- jometría: es un equipo relativamente sencillo que se encuentra en todo centro urológico y que consta de un receptáculo con un sensor de volumen/presión.
  2. Conectado a un procesador que analiza los datos mediante un programa informático y confecciona un gráfico de acuerdo a los valores obtenidos.

El paciente orina en una habitación a solas, donde se encuentra el receptáculo del equipo.

Debe tener un deseo miccional significativo, ya que para que el estudio sea válido el volumen de orina debe ser mayor de 150 ml.

Los datos que nos interesan son los siguientes:

1) Flujo máximo (Q máx): es el máximo flujo obtenido durante la micción, considerado normal si es mayor de 15 mililitros por segundo (ml/seg).

2) Flujo promedio (Q prom): es el flujo urinario promedio durante toda la micción, considerado normal si es mayor a 10 ml/seg.

3) Tiempo miccional neto: considerado normal si es menor a 30 segundos para una micción de 250 a 300 ml.

En la mayoría de los casos una flujometría anormal indica que existe un proceso obstructivo, también podría señalar una contracción inadecuada del detrusor debido a:

Sobredistensión vesical, inhibición cortical, hipovolumen vesical, entre otras alteraciones

DIAGNOSTICO Y EVOLUCIÓN   

El diagnóstico de hiperplasia prostática debe presumirse en todo paciente de 50 años o más que consulta por prostatismo.

El tacto rectal es la única maniobra útil del examen físico; su principal objetivo es intentar descartar el cáncer de próstata.

En la hiperplasia prostática, la próstata suele estar agrandada, pero el tamaño y la consistencia pueden ser también normales.

Unicos dos estudios de laboratorio que deben solicitase de rutina como parte de la evaluación inicial son el sedimento de orina y la creatininemia.

Evaluación de los síntomas Una vez realizado el diagnóstico de hiperplasia prostática y descartadas otras enfermedades y/o complicaciones, es necesario clasificar el cuadro según la intensidad de los síntomas.

Para ello, recomendamos utilizar el cuestionario del Índice Sintomático de la Asociación Americana de Urología

Complicaciones de la hiperplasia prostática benigna

Son poco frecuentes; la más conocida es la retención urinaria y la más temida, la insuficiencia renal.

Los principales factores de riesgo para desarrollarla son la gravedad de los síntomas, el flujo urinario muy bajo, el agrandamiento prostático y la mayor edad.

Artículo escrito por  la Dra Karina Ramírez  Jimenez

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

 

Comparte este blog:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat