Próstata

Cáncer de próstata y ecografía transrectal

Médica Capacitación
Escrito por:
Médica Capacitación
27 mayo, 2020

Determinación del estadio local en el cáncer de próstata, el conocimiento lo más exacto posible de la extensión en patología tumoral es esencial.

Para indicar el tratamiento más apropiado para cada paciente.

Cuando no existen signos de enfermedad diseminada  la invasión de las vesículas seminales es aceptada como un signo de enfermedad de mal pronóstico.

Mientras que la sospecha de extensión tumoral a la grasa periprostática.

Nos obligaría a reconsiderar la indicación de cirugía radical o a modificar la técnica quirúrgica a emplear.

1 – Determinación de la invasión periprostática.

La cápsula prostática se considera como una expansión del estroma fibromuscular con una composición variable.

De fibras de músculo liso según el área anatómica evaluada.

Esta cápsula es incompleta, está ausente en el ápex prostático y en la base de la próstata, siendo inseparable de la porción glandular.

Su espesor oscila entre los 0,5 y los 2 mm.

Debido a su ausencia de glándulas, ecográficamente se debería de identificar como una estructura hipoecoica.

Que rodeara de forma parcial la próstata, pero por su pequeño grosor es muy difícil de identificar en la ecografía.

Lo que se observa en la ecografía es la diferencia de ecogenicidad existente ente la próstata.

El tejido graso que la rodea, lo que se denomina ecograma capsular.

2 – Determinación de la invasión de las vesículas seminales.

La invasión de las vesículas seminales en el cáncer de próstata se puede realizar a través de 3 rutas (51):

I – de forma retrógrada a través de los conductos eyaculadores y el espacio extraprostático invaginado (40%).

II – invasión directa desde la base de la próstata con afectación del tejido periprostático y perivesicular o no (30%).

III – focos aislados (micrometástasis) en el seno de las vesículas seminales sin contacto con el tumor primario (30%).

Serie de Villers (52) el 91% de las vesículas invadidas lo fueron según el tipo I.

En la de Ohori (53) el 84% lo fueron según el tipo I o II y solo el 16% según el tipo III.

Evaluación de la morfología del ápex de próstata.

Myers y cols.  en un estudio anatómico con próstatas procedentes de autopsias y de prostatectomía radical estudiaron la morfología del ápex prostático.

Agruparon las próstatas según la existencia o no de comisura anterior, demostrando que existía una estrecha relación entre la morfología del esfínter externo y la morfología del ápex.

La prostatectomía radical es una técnica quirúrgica de difícil realización que exige unos sólidos conocimiento anatómicos.

Una planificación previa y una cierta destreza manual para su ejecución.

El tiempo quirúrgico conocido como disección apical es especialmente difícil o delicado, ya que de su ejecución dependerán la continencia urinaria.

La conservación de la erección y, en gran medida, la existencia o no de márgenes quirúrgicos positivos.

Por lo tanto el conocimiento previo a la cirugía de la morfología del ápex prostático sería de gran ayuda para la planificación de dicho tiempo quirúrgico.

Evaluación de la anastomosis vesico uretral prostprostatectomía.

La anastomosis vesico-uretral en las secciones ecográficas longitudinales tiene generalmente forma cónica con vértice distal.

El plano graso retroanastomótico, que se observa como una línea hiperecoica entre la pared vesical y la rectal.

Tiene que ser homogéneo y bien delimitado para considerarse normal.

Entre el 40% y el 80% de las veces se identifica un nódulo, generalmente hipoecoico, en la cara anterior de la anastomosis.

Que protruye en su interior que se cree debido a tejido vesical o de la propia anastomosis empujado por el complejo venoso dorsal .

La ecografía transrectal postprostatectomía se ha utilizado fundamentalmente para la detección de la recidiva local.

Detección de calcificaciones intranastomóticas debido a migración de suturas.

La recidiva local puede manifestarse como un nódulo hipoecoico situado posteriormente a la anastomosis o como una irregularidad del plano graso retroanastomosis.

La baja especificidad obtenida por la ecografía en la detección de la recidiva local es debido a:

a) el tejido fibroso maduro es hipocelular con un gran contenido de colágeno presentando muy pocas interfaces acústicas y comportándose ecográficamente como hipoecoic.

b) la existencia, en ocasiones, de restos de tejido prostático normal o hiperplásico puede producir nódulos hipoecoico.

c) la recidiva mínima no tiene el suficiente volumen tumoral para que se modifique la imagen normal de la anastomosis vesico-uretral.

Conclusiones

Actualmente las imágenes obtenidas mediante ecografía transrectal de la próstata no tienen la suficiente sensibilidad.

Y especificidad en el cáncer de próstata para su utilización de forma aislada.

En el diagnostico del cáncer de próstata el papel de la ecografía transrectal se limita, sobre todo, a la localización de las zonas que se quieren biopsiar.

En el estudio de extensión tumoral el rendimiento es inferior al demostrado por la asociación de otros parámetros como:

PSA, tacto rectal y score de Gleason integrados en estudios multivariantes o nomogramas.

Artículo escrito por  la Dra Hilda Morales

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

 

COMENTARIO:

De nueva cuenta vemos la utilidad de las ecografías, sobre todo en la detección de canceres. Muy útil el artículo en cuestión de conceptos básicos y de localización de estructuras.

 

Comparte este blog:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat