Páncreas

Pancreatitis aguda grave, manejo quirúrgico.

Médica Capacitación
Escrito por:
Médica Capacitación
31 julio, 2019

La pancreatitis aguda es una enfermedad frecuente que representa aproximadamente 2 % de los ingresos a hospitales.

El diagnostico clínico entre pancreatitis aguda no grave y grave es muy importante, ya que la mortalidad cambia drásticamente.

La pancreatitis aguda grave ocurre aproximadamente en 20 % de los pacientes con diagnóstico de pancreatitis aguda.

Y se define como aquella donde el paciente presenta más de tres criterios de Ranson o una calificación de Apache II igual o superior a 8.

La pancreatitis aguda grave se ha dividido en dos fases:

En la primera existe una respuesta inflamatoria sistémica y los objetivos de tratamiento son terapia de sostén y tratar las complicaciones, no hay cirugía.

En la segunda fase se presenta necrosis e infección,  aquí si hay un tratamiento quirúrgico.

La técnica quirúrgica dependerá de las características individuales y la experiencia del centro hospitalario.

Las técnicas aceptadas mundialmente son.

  1. Necrosectomía y cierre con lavado continuo.
  2. Necrosectomía y relaparotomía planeada.
  3. Necrosectomía y manejo de abdomen abierto.
  4. Drenaje percutáneo por radiología intervencionista

Material y métodos

Se incluyeron pacientes intervenidos quirúrgicamente por diagnóstico de pancreatitis entre el 1 de enero de 2000 y el 31 de diciembre de 2007.

Se revisaron variables como sexo y edad de los pacientes, etiología de la pancreatitis, indicación quirúrgica y técnica quirúrgica utilizada.

Resultados

Se identificaron 82 pacientes intervenidos quirúrgicamente por pancreatitis aguda grave.

Se evaluaron  solo  82 pacientes, 52 fueron hombres; el promedio de edad fue de 43 ± 12.4 años.

La etiología más frecuente de pancreatitis fue la biliar, en 52 pacientes, en 21 fue alcohólica, en ocho  se detectó dislipidemia y en uno se calificó como idiopática.

La principal indicación quirúrgica fue la necrosis infectada, en 62 pacientes, diagnosticada por presencia de gas peripancreático.

En la tomografía axial computarizada en 50 pacientes y en 12 por persistencia de fiebre y elevación de leucocitos por más de 72 horas.

La segunda indicación más frecuente fue la necrosis estéril, en 10, determinada por pancreatografía dinámica en cuanto las condiciones del paciente permitieron la realización del estudio.

Este grupo de pacientes fue sometido a cirugía en un periodo tardío, generalmente después de tres semanas de iniciado el cuadro.

La pancreatitis fulminante en siete pacientes fue diagnosticada cuando a pesar del manejo médico en la unidad de cuidados intensivos por más de 24 horas.

El paciente presentaba deterioro orgánico y su estado general se volvía más crítico; la indicación quirúrgica en este grupo fue inmediata.

Las técnicas quirúrgicas utilizadas en el hospital fueron tres:

Necrosectomía y cierre con lavado continuo, necrosectomía con manejo de abdomen abierto, y necrosectomía con relaparotomía planeada.

Algunas complicaciones en este grupo de pacientes, 21  presentaron neumonía, cinco  fístulas colónicas, tres fístula de intestino delgado y seis  hemorragia posoperatoria.

La morbilidad se dio en 32 pacientes, la mortalidad de la técnica se dio en 10  pacientes, dos con más de dos complicaciones fallecieron.

Un paciente falleció por múltiples sangrados del lecho pancreático y el resto por complicaciones infecciosas.

Comentario:

El objetivo del estudio fue revisar la morbilidad y mortalidad de pacientes intervenidos quirúrgicamente por pancreatitis aguda grave.

La pancreatitis aguda grave continúa siendo un padecimiento con morbilidad y mortalidad altas

En los pacientes con pancreatitis aguda grave se recomienda manejo por un equipo multidisciplinario en una unidad de cuidados intensivos.

La nutrición parenteral solamente se indica en aquellos con intolerancia a la vía oral e imposibilidad de colocar una sonda nasoyeyunal.

El  diagnostico clínico entre pancreatitis aguda grave y no grave es muy importante.

Ya que la mortalidad cambia drásticamente el pronóstico, él tratamiento y evitar complicaciones al paciente.

La principal indicación quirúrgica fue la necrosis infectada, la segunda indicación más frecuente fue la necrosis estéril, la tercera es la pancreatitis fulminante.

Respecto a la técnica quirúrgica se ha establecido que debe utilizarse aquella con la que el cirujano está más familiarizado, y en estos casos fue la técnica cerrada con drenaje continuo.

La principal limitación al comparar morbilidad y mortalidad entre las diversas series es la falta de homogeneidad de los pacientes.

Ya que existen diversos factores que influyen negativa o positivamente, tales como falla orgánica.

Artículo escrito por  Dr. Payne Saldivar Luis Ivan.

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

Comparte este blog:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat