Mama
Obstetricia

La ultrasonografía mamaria

Médica Capacitación
Escrito por:
Médica Capacitación
16 abril, 2020

La ultrasonografía mamaria es el método de imagen más utilizado, además de la mamografía, para la evaluación de lesiones del seno.

Justificado en su bajo costo, fácil acceso por parte de las mujeres que lo requieren, ausencia de radiación ionizante y por su capacidad para diferenciar lesiones quísticas de sólidas.

Adicionalmente evalúa de manera precisa el tejido celular subcutáneo y las axilas.

Lo que permite detectar otras patologías como quistes sebáceos, ganglios o abscesos.

Las indicaciones actuales son evaluación inicial de lesiones palpables en mujeres menores de 30 años.

Caracterización de lesiones quísticas, identificación y caracterización de anomalías mamográficas palpables y no palpables en mujeres mayores.

Como guía en procedimientos intervencionistas, evaluación de problemas asociados a los implantes mamarios, evaluación del seno en mujeres embarazadas.

Sus principales limitantes son la falta de reproducibilidad de los hallazgos en los diversos estudios.

Hallazgos incidentales, alta tasa de falsos positivos y su alta dependencia del operador.

Ultrasonografía BI-RADS

El BI-RADS (Breast Imaging Report and Data System) ultrasonográfico es de gran importancia para la clasificación de las lesiones y estandarización de las conductas.

Así como la mamografía puede ser usada como examen diagnóstico o de tamizaje, el propósito general de la ultrasonografía es lograr un diagnóstico más específico.

Ya sea de una lesión típicamente benigna previniendo biopsias innecesarias, para el diagnóstico de una lesión inespecífica o con características de malignidad.

Para evaluar lesiones benignas sintomáticas o como guía para obtener muestras de tejido para estudio histológico.

Otra ventaja de la US se basa en la posibilidad de evaluar los tejidos blandos de la piel y las regiones axilares, ampliando la capacidad diagnóstica de la misma.

Permitiendo detectar lesiones como quistes sebáceos o dermoides en la piel.

Identificar la presencia de ganglios axilares cuya morfología puede indicar o no riesgo aumentado de malignidad.

Las indicaciones actuales para la realización de la US mamaria según las guías del Colegio  Americano de Radiología (ACR)

Son las siguientes:

  1. Evaluación inicial de anomalías palpables en mujeres menores de 30 años.
  2. Caracterización de las lesiones quísticas.
  3. Identificación y caracterización de anomalías mamográficas palpables y no palpables en mujeres mayores.
  4. Como guía para procedimientos intervencionistas.
  5. Evaluación de problemas asociados con implantes mamarios.
  6. Evaluación del seno de las mujeres embarazadas.

Aunque se han propuesto otras aplicaciones para la ultrasonografía mamaria, éstas no se han aprobado y los estudios al respecto no han sido debidamente validados.

Incluyen evaluación y caracterización de las lesiones sólidas, identificar la extensión cuando ya hay diagnóstico de cáncer (multicentricidad y multifocalidad ).

Como tamizaje en mujeres de alto riesgo, en tejido mamario extremadamente denso.

Estudio adjunto a la mamografía (rutina), en pacientes con temor a ser irradiadas o para evaluar las infecciones.

En un artículo publicado por Gordon en 2002, se establecen las principales causas de la no aceptación clínica de la US mamaria como tamizaje, y son las siguientes:

– Falta de beneficio:

Para establecer la verdadera eficacia de la ultrasonografía, como método de tamizaje debe ser sometida a estudios randomizados, ciegos y controlados utilizando la muerte como punto final.

De esta manera se sabría cuanto contribuye verdaderamente la ecografía como reductor de muertes cuando se compara con pacientes a las que no se les somete a ninguna medida.

– Naturaleza del examen:

La falta de imágenes globales y alta dependencia del operador son puntos en permanente debate.

Cualquier anormalidad detectada puede ser dependiente de las habilidades del operador (Radiólogo o técnico).

Estas deben ser archivadas en un medio adecuado, para poder ser revisadas de manera retrospectiva.

– Dificultad en la reproducibilidad de los hallazgos:

Debido a la naturaleza del examen y en especial a la falta de un lenguaje estándar con respecto a la semiología de la ultrasonografía mamaria se ha encontrado gran variabilidad en los reportes.

– Naturaleza física de los transductores en la ultrasonografía :

Los actuales transductores tienen un campo de visión limitado por lo cual una ultrasonografía de tamizaje mamario puede tomar bastante tiempo (entre 10 y 20 min.).

Es necesario implementar nuevos transductores diseñados especialmente para tamizaje si se logra comprobar que la US es útil como método alterno.

– Potenciales falsos-positivos:

Con la ultrasonografía, los hallazgos inesperados son extremadamente frecuentes.

Esto es característico de los quistes, dado que si son pequeños, éstos no son detectados por la mamografía.

Además el hallazgo de lesiones sólidas de manera accidental no es sinónimo de malignidad, puesto que la mayoría de las lesiones sólidas son benignas.

De esta manera, Stavros en su análisis de lesiones sólidas encontró un valor predictivo negativo del 99,5% para las lesiones que él consideraba benignas BI-RADS 2.

Lo cual está muy cerca del valor predictivo negativo de las lesiones probablemente benignas BI-RADS  3.

Artículo escrito por  la Dra Marisol Lara Castro

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

 

 

Comparte este blog:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *