Mama

Exploración de Mama

Médica Capacitación
Escrito por:
Médica Capacitación
26 junio, 2020

En la correlación entre ultrasonido de mama y la mamografia hay que tener en cuenta todas las estructuras que tengan densidad acuosa.

Las mediciones deben de realizarse  entre los límites  exteriores para incluir la cápsula que rodea el nódulo quístico o sólido.

Ya que la cápsula tiene densidad acuosa y entrará  en la medición mamografíca de la lesión.

La correlación ecográfica-mamografica es mayor cuando la medición de la lesión se realiza en idénticas condiciones en ambas modalidades.

La mamografía no permite distinguir entre la cápsula de densidad acuosa y la lesión de densidad acuosa a la que rodea.

De manera que hay que incluir la cápsula en la medición de la lesión de Mama.

Para la correlación ecográfica-mamográfica es mejor utilizar el diámetro máximo que el diámetro medio.

Esto se debe a que muchas lesiones mamográficas son parcialmente compresibles.

Para obtener las 3 mediciones necesarias para calcular diámetro medio  en las mamografías se precisan 2 proyecciones.

Estas proyecciones no son verdaderamente ortogonales. Sólo se pueden visualizar las dimensiones lesionales que son perpendiculares al eje de compresión.

Y ninguna de lasa proyecciones muestra la dimensión comprimida de la lesión.

Las dos proyecciones mamográficas proporcionan 3 mediciones perpendiculares al eje de compresión.

Para obtener 3 dimensiones necesarias para calcular el diámetro medio en las ecografías se requieren también 2 proyecciones.

Pero estas proyecciones son verdaderamente octogonales.

Aunque dos de las 3 dimensiones ecográficas son también perpendiculares al eje de compresión.

La ecografía permite visualizar el diámetro comprimido, que es la tercera medición.

Por consiguiente la ecografía nos muestra dos diámetros mayores y un diámetro menor.

Debido a esto el diámetro medio de las lesiones compresibles que se obtiene con la ecografía es menor que el diámetro medio de las mismas lesiones obtenido en mamografía.

A pesar de los diferentes diámetros medios que se obtiene con la mastografía y la ecografía, los diámetros máximos son iguales.

Para la correlación ecográfica del tamaño de las lesiones debe utilizarse el diámetro máximo, no el diámetro medio.

El diámetro medio ecográfico debe utilizarse para el seguimiento a corto plazo de una lesión.

 

 Correlación de Forma

Hay que tener en cuenta 2 fenómenos: la compresibilidad parcial y las fuerzas de rotación que actúan durante la compresión.

El mismo fenómeno que hace que el diámetro medio de las lesiones parcialmente compresibles parezca mayor.

En la mamografía que en la ecografía producen también una diferencia constante en la forma.

Las lesiones parcialmente compresibles que tienen forma esférica en las mamografías demuestran una forma ovalada en las ecografías.

Ya que en las ecografias puede mostrar el diámetro comprimido de la lesión, mientras que la mamografia no puede.

La compresión mamografica aleja las lesiones de la pared torácica y las hace girar de tal manera que su eje longitudinal queda paralelo a la pared torácica.

Generalmente existe diferencia de 90° en la orientación del eje longitudinal de las lesiones entre la mamografía y las ecografías.

 

Correlación de localización o posición de mama.

Dado que la compresión de la mastografia aleja las lesiones de la pared torácica de la mama y la compresión ecográfica las acerca a la misma.

Las lesiones suelen parecer mucho más cercana a la pared torácica en las ecografías que en la mamografía.

Lesiones que aparecen en la mamografía a varios centímetros de la pared torácica pueden parecer muy cercanas en la mama.

Contiguas o incluso en el interior de la musculatura de la pared torácica en la ultrasonografía.

Las lesiones que estarían en la zona B de profundidad en las mamorafías se localizan a menudo en la zona C en las ecografías.

 

Correlación de tejido circundante

La última parte en la correlación de los hallazgos ecográficos y mamográficos consiste en la evaluación de la densidad de los tejidos circundantes.

Una lesión que protruya desde la zona mamaria hacia la grasa subcutánea y que éste rodeada superficialmente por tejido adiposo.

Y en sus márgenes profundos por tejido de densidad acuosa en la mamografía, debe aparecer en la unión entre la grasa subcutánea y la zona ecográfica mamaria.

Su borde superficial debe esta rodeado por grasa subcutánea y su borde profundo por tejido fibroso hiperecoico o tejido glandular isoecoico en la ecografía.

Si la ecografái demuestra que la lesión mamográfica sospechosa es de tipo quístico, se puede aspirar su contenido bajo supervisión ecográfica.

Repetir la mamografía para comprobar si ha desaparecido la lesión mamográfica.

 

Si la ecografía demuestra que la lesión sospechosa es sólida se puede proceder a su localización con una aguja y un alambre removible.

Bajo supervisión ecográfica y repetir la mamografía con el alambre colocado para conformar que las lesiones ecográficas y mamograficas son una misma lesión.

Artículo escrito por la Dra. Shantal Sierra Doroteo

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

Comparte este blog:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat