Información Médica

La energía a través del transductor

Médica Capacitación
Escrito por:
Médica Capacitación
23 agosto, 2019

La energía ultrasónica se genera en el transductor, que contiene a los cristales piezoeléctricos, éstos poseen la capacidad de transformar la energía eléctrica en sonido y viceversa.

De tal manera que el transductor o sonda actúa como emisor y receptor de ultrasonidos.

La circonita de titanio de plomo es la cerámica usada como cristal piezoeléctrico y que constituye el alma del transductor.

Existen cuatro tipos básicos de transductores: Sectoriales, anulares, de arreglo radial y los lineales; difiere tan sólo en la manera en que están dispuestos sus componentes.

Los transductores lineales son los más frecuentemente empleados en ecografía musculo esquelética, se componen de un número variable de cristales piezoeléctricos de forma rectangular que se sitúan.

Uno frente al otro, funcionan en grupos, de modo que al ser estimulados producen o emiten simultáneamente un haz ultrasónico.

La velocidad de transmisión del sonido a través del transductor varía dependiendo del tipo de material por el que atraviese.

Los factores que determinan la velocidad del sonido a través de una sustancia son la densidad y la compresibilidad.

Así tenemos que los materiales con mayor densidad y menor compresibilidad transmitirán el sonido a una mayor velocidad.

Esta velocidad varía dependiendo de las características de cada tejido:

Por ejemplo, en la grasa las ondas se mueven más lentamente; mientras que en el aire, la velocidad de propagación es tan lenta, que las estructuras que lo contienen no pueden ser evaluadas por ultrasonido.

Por otro lado, la velocidad es inversamente proporcional a la compresibilidad; las moléculas en los tejidos más compresibles están muy separadas, por lo que transmiten el sonido más lentamente.

Los materiales densos tampoco transmiten las ondas sonoras con rapidez, ya que las moléculas tan poco distanciadas son difíciles de comprimir.

Mientras las ondas ultrasónicas se propagan a través de las diferentes interfaces tisulares, la energía ultrasónica pierde potencia y su intensidad disminuye progresivamente.

Circunstancia conocida como atenuación y puede ser secundaria a absorción o dispersión.

La absorción involucra la transformación de la energía mecánica en calor; mientras que la dispersión consiste en la desviación de la dirección de propagación de la energía a través del transductor.

Los líquidos se consideran no atenuadores; el hueso es un importante atenuador mediante absorción y dispersión de la energía.

Mientras que el aire absorbe de forma potente y dispersa la energía en todas las direcciones.

El sonido se refleja en las interfaces entre diferentes materiales o tejidos.

Dos factores influyen sobre la reflectividad: la impedancia acústica de los materiales y el ángulo de incidencia del haz del sonido.

La impedancia acústica es el producto de la densidad de un material por la velocidad del sonido dentro del mismo.

El contacto de dos materiales con diferente impedancia, da lugar a una interface entre ellos.

Así como tenemos que la impedancia (Z) es igual al producto de la densidad de un medio por la velocidad del sonido en dicho medio:

Z = VD.

La impedancia acústica de los materiales y el ángulo de incidencia del haz del sonido influyen sobre la reflectividad.

La impedancia acústica es el producto de la densidad de un material por la velocidad del sonido dentro del mismo.

La interface entre dos materiales con diferente impedancia acústica se produce por el contacto entre ellos.

Artículo escrito por  el Dr. Dannee Miguel Escoto López

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

Comparte este blog:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *