Información Médica

La colecistectomía y su avance con la edad

Médica Capacitación
Escrito por:
Médica Capacitación
25 noviembre, 2019

La mayoría de los pacientes que tendrán que ser intervenidos quirúrgicamente para la realización de una colecistectomía electiva.

O de urgencia principalmente por la presencia de litiasis vesicular y algunos médicos actualmente tienen la interrogante.

De si el tratamiento proveerá una remisión definitiva del padecimiento ó se le prohibirán los alimentos colecistocinéticos de por vida para evitar las remisiones del cólico biliar.

Siendo la primera opción la ideal para explicar al paciente, a pesar de esto nos encontramos ante la incógnita de si los conductos biliares comunes actuaran como reservorio.

De las sales biliares sustituyendo de esta forma la función de la vesícula biliar posterior a su resección quirúrgica.

Por lo que los autores de este artículo se dieron a la tarea de realizar las mediciones de los conductos biliares a pacientes poscolecistectomizados.

En cuanto al diámetro del conducto y el espesor de la pared mediante técnicas de Ultrasonografía ya que esta representa un medio de estudio de fácil acceso.

Costo reducido en comparación con los diferentes estudios de imagen, de igual forma es un método no invasivo.

De acuerdo con el artículo se han realizado diversas revisiones a cerca de este tema desde 1887 cuando Oddi reporto la dilatación de los conductos biliares en perros poscolecistectomizados.

Sugirió que estos conductos tomaron la función de reservorio de la vesícula biliar, a lo largo de los años los estudios enfocados en este tema no han resuelto totalmente esta interrogante.

Por diversos factores, algunos cuentan con una población muy reducida que no permite ver significativamente los cambios ultrasonográficos en la población general.

Algunos otros estudios cuentan con una población mayor pero el intervalo de tiempo entre la primera y segunda toma de ultrasonido.

Así como la cirugía es demasiado reducido y no permite que haya cambios significativos en los conductos aunque probablemente los hubo en un tiempo mayor.
En este estudio los encargados del mismo tomaron una población de 1079 pacientes estudiados en un periodo de 6 años desde el 2002 hasta el 2008.

Tomando como criterios de exclusión a todos aquellos pacientes que presentaran patologías crónicas de la glándula hepática como cáncer, cirrosis o hepatitis crónica.

Como criterio de inclusión todos aquellos pacientes con rastreo ultrasonográfico en los años citados con a sin presencia de litiasis vesicular.

Con o sin síntomas al momento de la exploración así como pacientes con colecistectomía previa o sin la presencia de la misma.

Contando con un margen de edad de pacientes de entre 17 a 34 años.

Para identificar mejor a los pacientes, se dividieron en tres principales grupos que contaban con

1. Pacientes con colecistectomía previa al primer rastreo ultrasonográfico.

2. Pacientes con colecistectomía realizada en el intervalo entre el primer y segundo rastreo ultrasonográfico.

3. Pacientes sin colecistectomía después del segundo rastro de ultrasonido independientemente de la presencia o ausencia de síntomas o cálculos.

Cada grupo se dividía a su vez en subgrupos de acuerdo a la edad e intervalo de tiempo entre primer y segundo rastreo de ultrasonido.
De acuerdo con el artículo los pacientes mostraron en general una tendencia mínima al engrosamiento de pared y aumento de diámetro en los conductos biliares.

Independientemente de la cirugía previa o las complicaciones presentadas en aquellos grupos de pacientes de edades inferiores a la quinta década de la vida.

No así en los pacientes con edades superiores acercándose a la séptima y octava décadas en quienes mostraron considerables aumentos de dichos parámetros.

Pero en los que se demostró una mayor prevalencia de de cambios en los conductos biliares fueron los grupos de edad avanzada con colecistectomía previa.

Con esto se puede concluir que la edad avanzada aunado a un proceso patológico de estasis biliar altera la estructura normal de los conductos biliares con la consiguiente dilatación.

Aumento de grosos de los mismos. Aun así no considero que sea un estudio totalmente confiable ya que los grupos de pacientes estudiados.

Variaban demasiado en cuanto a cantidad con un total de 171, 56 y 720 pacientes para los grupos 1, 2 y 3 respectivamente lo cual nos da un margen de diferencia demasiado alto.

Representan una muestra adecuada de la población en general.

El ayuno previo al estudio solo se pude corroborar de una a dos hrs no mas como lo mencionan en el artículo y los dos rastreos ultrasonográficos.

No se realizaron por el mismo médico radiólogo por lo que en ocasiones no pueden concordar las mediciones tomadas ya que este es un estudio operador-dependiente.

Se tendrán que revisar más estudios al respecto y contar con los parámetros adecuados y muestras representativas y equitativas de la población.

Para poder llegar a una conclusión definitiva a la interrogante de la dilatación de conductos biliares después de la cirugía y con edad avanzada.

Artículo escrito por el Dr. Oscar Retama Baldivia

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

Comparte este blog:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *