Información Médica

Ecografía en el primer trimestre

Médica Capacitación
Escrito por:
Médica Capacitación
22 septiembre, 2019

En muchas ocasiones la práctica de una ecografía permite el diagnóstico de una gestación precoz anómala antes de que la paciente manifieste síntomas, fundamentalmente hemorragia vaginal.

Hay 2 datos objetivos, aparte de los hallazgos en la ecografía y la situación clínica de la paciente, que pueden ayudar mucho a la interpretación de la ecografía y, por tanto, a decidir la conducta clínica:

Estos dos datos son la edad gestacional según amenorrea, cuando puede ser correctamente fijada basándose en la fecha de la última menstruación, y las cifras de gonadotropina coriónica beta (β-HCG) sérica.

La identificación de ciertas estructuras embrionarias y su correlación con el tamaño del saco gestacional nos pueden orientar respecto a la edad de la gestación.

La primera estructura visible es el saco gestacional que puede identificarse ya con 2-3 mm de diámetro a las 4-5 semanas de amenorrea.

Suele localizarse como un área anecoica en el espesor de la decidua y habitualmente de localización excéntrica.

Se delimita de la decidua por un lado hiperecogénico que corresponde al corion precoz. Suele crecer a ritmo de 1 mm por día.

El latido cardíaco puede detectarse casi desde el momento en que el tubo cardíaco empieza a latir.

Sin embargo, se ha observado en la ecografía que hasta en un 10-20% de los embriones con LCC < 5 mm en gestaciones de curso normal, el latido cardíaco no es apreciable.

Su identificación certera es lo único que permite establecer de modo definitivo la viabilidad de la gestación.

Estudios  de ecografía longitudinales demuestran que el ritmo cardíaco se incrementa con la edad gestacional.

Pasando de 100-115 latidos/min a las 5-6 semanas a 140-150 latidos/min a las 9-10 semanas.

COMENTARIO

La gestación precoz anormal sigue constituyendo una situación clínica, en ocasiones compleja, a la que debe enfrentarse el ginecólogo.

La ecografía se ha convertido en un arma diagnóstica fundamental en este contexto clínico.

En muchas ocasiones la práctica de una ecografía permite el diagnóstico de una gestación precoz anómala antes de que la paciente manifieste síntomas, fundamentalmente hemorragia vaginal.

Por lo que el manejo de algunas de estas situaciones ha cambiado drásticamente.

Por esto las decisiones clínicas sobre la conducta que se debe seguir en la mayoría de las gestaciones precoces anómalas se toman basándose en los hallazgos ecográficos.

Artículo escrito por la Dra Jiménez Sánchez Miriam Gabriela

 

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

 

Comparte este blog:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *