Información Médica

Ecocardiografía en la evaluación del daño valvular

Médica Capacitación
Escrito por:
Médica Capacitación
20 noviembre, 2019

La ecocardiografía ha evolucionado en su aspecto tecnológico.

El poder determinar el tipo de daño de una válvula cardíaca, su repercusión hemodinámica, determinar el momento en que debe ser tratada, el tipo de tratamiento.

Percutáneo, cirugía reparativa o de cambio valvular) y la elección (en base a parámetros anatómicos y funcionales) del tamaño óptimo de una prótesis.

Requieren cada vez más de personal con mayor preparación clínica y ecocardiográfica.

Así como de equipos con mayor resolución y mejores, así como  más objetivas herramientas de medición.

APORTACIONES:

La ecocardiografía fue el primer estudio de imagen que permitió ver las estructuras cardíacas internas, su primera herramienta fue el Modo M.

Posteriormente la obtención de imágenes bidimensionales, la aparición del Doppler y la capacidad de introducción de sondas por vía transesofágica e intravascular.

Han permitido el estudio cada vez más detallado de las estructuras anatómicas, de su funcionamiento y de su hemodinámica.

En los últimos años el uso de frecuencias armónicas, de imágenes tridimensionales, el desarrollo de ecorealzadores y el de múltiples herramientas de medición.

Basadas en el efecto Doppler han venido a perfeccionar esta técnica con estudios cada vez más objetivos y reproducibles

Ecocardiografía transesofágica

La ecocardiografía transesofágica (ETE), inicia en 1976.

El poder utilizar señales de sonido alta frecuencia (5MHz) con un transductor posicionado en la región dorsal del atrio izquierdo permite imágenes de gran resolución.

De las regiones más posteriores del corazón, de las válvulas atrioventriculares y de las ventriculoarteriales.

Está indicada en el estudio de pacientes que requieren del análisis de la anatomía valvular para la toma de decisión.

Esto es especialmente importante ante procedimientos como dilataciones valvulares con balón o antes de valvuloplastías quirúrgicas.

En pacientes con prótesis valvulares y alta sospecha de disfunción o de endocarditis bacteriana.

La única forma de poder valorar todas las regiones protésicas es la realización de un ETE como complemento a la exploración transtorácica.

También es considerada el estudio de elección para descartar la presencia de trombos en la orejuela izquierda.

Imprescindible antes de procedimientos intervencionistas que requieran la introducción de catéteres y guías en cavidades izquierdas.

En el estudio de la válvula aórtica, la ETE tiene la ventaja de proporcionar mayor definición de los bordes internos de la válvula aórtica.

Lo que permite medir directamente por planimetría el área valvular.

Está por definirse, en base a resultados, si existe alguna superioridad de la ETE.

A la hora de valorar si una válvula mitral es susceptible de reparación quirúrgica o de dilatación con balón.

La mayoría de los puntajes pronósticos al respecto se basan en los hallazgo de la ecocardiografía transtorácica.

En el campo de las insuficiencias mitrales isquémicas, las valoraciones con ETE aportan información importante a la hora de tomar decisiones terapéuticas.

La ETE está siendo cada vez más utilizada en el monitoreo de pacientes internados en unidades de cuidados.

Intensivos y durante la realización de procedimientos en quirófano o en sala de hemodinámica.

Ecocardiografía intracavitaria

El desarrollo de transductores ecocardiográficos con capacidad Doppler y con diámetros adecuados para ser introducidos a través del sistema vascular (9-10 Fr).

Y alcanzar las cavidades del corazón ha permitido la realización de ultrasonido intravascular e intracardiaco.

Los transductores manejan frecuencias altas (de 5 a 12 MHz) consiguiéndose buena resolución y penetración de hasta 12 cm.

En este tipo de estudios no están estandarizados los planos de estudio ni bien establecidas sus indicaciones.

Permite una adecuada valoración del septum interauricular, de ambas aurículas, de la vena cava superior, de las válvulas cardíacas.

Los músculos papilares, del istmo cavotricuspídeo y de todas las venas pulmonares, siendo muy útil en los laboratorios de hemodinámica y electrofisiología.

Artículo escrito por el Dr Rafael Ríos Blanquet

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

 

Comparte este blog:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *