Hígado

La estereognosia en la ultrasonografia de hígado

Médica Capacitación
Escrito por:
Médica Capacitación
16 junio, 2020

El hígado es el segundo órgano más grande del cuerpo humano después de la piel, y es el mayor órgano interno.

El hígado, localizado bajo el diafragma y las costillas, se extiende a través del lado izquierdo del cuerpo por encima del borde superior del estómago.

La verdosa vesícula biliar y sus vías están exactamente debajo del lado derecho del hígado.

Funcionalmente el hígado se divide en tres lóbulos: derecho, izquierdo y caudado.

El lóbulo derecho está separado del izquierdo por la fisura lobar principal, que pasa a través de la fosa de la vesícula biliar hasta la VCI.

Y se subdivide en los segmentos anterior y posterior por la fisura intersegmentaria derecha.

La fisura intersegmentaria izquierda divide el lóbulo izquierdo en los segmentos medial y lateral del hígado .

El lóbulo caudado está situado en la cara posterior del hígado y lo delimitan anteriormente la fisura del ligamento venoso y la VCI en su borde posterior.

La ecografía suele ser la primera prueba de imagen que se realiza.

Con la intención de discriminar si el paciente presenta una enfermedad hepatocelular o de los conductos biliares.

La ultrasonografia tiene una alta sensibilidad para detectar la dilatación de los conductos biliares intra y/o extrahepáticos.

Siendo menos exacta para determinar la causa subyacente debido al gas intestinal que con frecuencia dificulta la visualización del la parte distal del conducto biliar común

El desarrollo tecnológico ha beneficiado en forma importante al diagnóstico por imágenes permitiendo identificar lesiones con extraordinaria precisión espacial.

Ello ha permitido un gran avance de las técnicas intervencionistas, evitando en algunos casos cirugías mayores.

Disminuyendo la morbimortalidad, días de hospitalización y costo total de un tratamiento.

Actualmente en muchas unidades de intervencionismo de los servicios de imagenología.

Se realizan procedimientos guiados por ecografía, tomografía computada (TC), fluoroscopia y resonancia magnética.

La ecografía se convierte en una base para el diagnóstico médico siendo esta una técnica de imagen no invasiva.

No ionizante que emplea ondas de ultrasonido para formar una imagen en escala de grises.

Las ondas del ultrasonido son originadas por cristales piezoeléctrico ubicados en el transductor del equipo en el cual ya el operador puede observar la imagen y permitir un buen diagnóstico.

En  casos como el carcinoma hepatocelular  u otra patología de hígado , aunque bien,

Los resultados no son tan brillantes en cuanto a la capacidad de valorar el número de lesiones.

En los pacientes con CHC multinodular, y en el momento actual, la ecografía no se puede considerar la técnica idónea para determinar el número de lesiones hepática.

Es una técnica sensible a las innovaciones tecnológicas y muy dependiente del operador.

Por ello es fundamental la estereognosia  y conocimiento del operador de los diferentes efectos que puede tener un ultrasonido   en este caso de abdomen total y vías biliares.

Una mancha que conlleva a la reverberación producida por la pared abdominal, puede confundir al examinador sino tiene claro el concepto.

Así mismo su sentido de la ubicación y referencias anatómicas precisas  para determinar lo anormal  ejemplo pequeño tamaño, escaso cambio de ecogenicidad entre la lesión focal y el hígado.

Un tumoral (lesiones isoecogénicas),  margen de la lesión mal delimitado  , Infiltración grasa.

Espacios intercostales pequeños entre otros.

En consecuencia  medico  bien capacitado podrá realizar un buen ultrasonido apoyándose obviamente si es necesario y prudente en otras imágenes diagnósticas.

Exámenes de laboratorio que puedan confirmar lo observado mediante el ultrasonido.

CONCLUSIÓN

La ultrasonografía se ha convertido en una ayuda diagnostica muy frecuente y utilizada en la clínica ya que no solo permite ver los órganos a estudiar si no que lo hace en tiempo real.

Lo cual es de gran ayuda para patología actual en estudio y patologías a largo plazo; además  la ecografía es un método no invasivo e indoloro.

No afecta la salud del paciente, y  no tiene contraindicaciones por lo que se puede utilizar varias veces.

Además la ecografía de hígado ofrece considerables ventajas sobre otras técnicas de imagen, en el sentido que es tomada y ejecutada por la misma persona y depende de la estereognosia.

Conocimientos del mismo para realizar un diagnóstico certero.

El examen en tiempo real muestra la imagen en movimiento de las distintas estructuras, lo que adicionalmente permite valorar su capacidad funcional según  la experiencia del explorador.

Este hecho es común a cualquier procedimiento diagnóstico clínico o por imagen; sin embargo, a diferencia de la radiología simple, tomografía computada o resonancia magnética.

En esta técnica tanto la adquisición como la interpretación de las imágenes son efectuados por la misma persona.

Artículo escrito por  la Dra Alexandra  Zapata Zuluaga

 

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

 

Comparte este blog:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat