Hígado

Enfermedad de hígado graso no alcohólica

Médica Capacitación
Escrito por:
Médica Capacitación
17 junio, 2020

La enfermedad de hígado graso no alcohólica, define un espectro de anormalidades histológicas, que va desde el simple hígado graso a la esteatohepatitis.

En una persona que no ha consumido alcohol. NAFLD es una parte del síndrome metabólico, particularmente en obesidad, hiperlipidemia y diabetes.

NASH tiene el potencial de progresar a cirrosis, carcinoma hepatocelular, enfermedad terminal de hígado, y trasplante de hígado.

NAFLD: definición, prevalencia y factores relacionados

La enfermedad no alcohólica de hígado graso es la presencia de excesiva grasa en el hígado, demostrado por modalidades de imagen.

Como el ultrasonido transabdominal, tomografía computarizada, y resonancia magnética.

Estos pacientes no tienen alguna otra enfermedad hepático.

La pacientes deben ser abstenidos del alcohol o beber frecuentemente.

Los hispanoamericanos podrían progresar a la cirrosis más frecuentemente que la raza negra o blanca.

Estudios realizados en la población en general, mostrando que la prevalencia de NASH es 3% en no obesos y 20% en sujetos obsesos.

Un factor de riesgo, hipertrigliceridemía es también asociado con resistencia a la insulina y NAFLD, incluso en pacientes sin obesidad.

Clínica y hallazgos de laboratorio en pacientes 

El síntoma más frecuente es dolor en el cuadrante superior derecho y embotamiento en un pequeño número.

Leve o moderada hepatomegalia es uno de los hallazgos más frecuentes durante la exploración.

Los niveles séricos muestran hiperlipidemia, hiperglicemia, hiperinsulinemia, y sensibilidad reducida a la insulina. Aminotrasnferasas están incrementadas moderadamente, y la relación AST/ALT es

1. La inversión de la relación AST/ALT >1 puede sugerir progresión a la cirrosis en pacientes con NAFLD.

El US, TC y resonancia magnética pueden mostrar NAFLD pero no pueden separar la esteatosis benigna del NASH.

Patogénesis de NAFLD

La resistencia a la insulina es el centro de las anormalidades metabólicas que pueden causar NAFLD.

Después, un hígado graso puede causar una lesión hepatocitica e inflamación por estrés oxidativo y podría progresas a NASH y cirrosis.

El elemento primario del NAFLD es la acumulación de triglicéridos.

La entrega incrementada de ácidos grasos libres y triglicéridos al hígado, disminuye la utilización hepática de ácidos grasos libre.

Disminuye la exportación de triglicéridos  del hígado, y la beta oxidación de ácidos grasos libres dentro de los hepatocitos.

Causa la acumulación de triglicéridos dentro del citoplasma de los hepatocitos.

El tejido graso es reconocido como una causa importante de mediadores inflamatorios, como efectos pro inflamatorios.

Este tejido libera citoquinas que juegan un papel en el desarrollo de  NAFLD.

Un hígado con exceso de grasa es más vulnerable a los estresantes, como especias oxigeno reactivas, adipocinas, y citoquinas, que en un hígado normal.

La capacidad regenerativa en el hígado graso también está dañada.

Los factores que juegan un papel clave en el desarrollo de NASH desde una simple enfermedad de hígado graso, siguen siendo inciertos.

Artículo escrito por el Dr Alberto Bravo

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

Comparte este blog:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *