Embarazo

Placenta accreta y su diagnóstico

Médica Capacitación
Escrito por:
Médica Capacitación
21 julio, 2019

La placenta acreta es la anormal adhesión en profundidad de la pared uterina.

Su incidencia varía de 1 en 533 a 1 en 2510 nacimientos.

En este estudio se evaluaron las placentas acretas por dos ultrasonografistas, a las 18 y 22 semanas y a las 28 semanas.

En la vista transabdominal la placenta fue visualizada con un volumen suficiente de vejiga para identificar la interface de la serosa de la vejiga.

Los criterios de placenta acreta fueron los siguientes.

Ausencia de adelgazamiento de la zona de miometrio hipoecoico retroplacentario menor de 2mmm prominentes o múltiples lagos placentarios.

 Altos flujos venosos pulsátiles dentro de las lagunas placentarias, hipervascularidad en la interface entre las paredes de la serosa uterina y la pared de la vejiga urinaria.

Imagen como masa focal de la placenta acreta dentro de la vejiga, disrupción focal de la serosa uterina y pared vesical.

Si dos de estos hallazgos están presentes el diagnóstico esta hecho y si solo uno, el diagnóstico es probable.

Durante el período de estudio, 24661 bebes nacieron, fueron identificadas 577 mujeres que tenían placenta previa.

De los 577 casos, 514 fueron excluidos por no tener placenta acreta.

Del resto, 63 pacientes 43 pacientes tuvieron una alta sospecha por presentar dos criterios, y 20 una ligera sospecha.

Todos los casos fueron multíparas, 59 de estas tenían más de una cesárea.

El US predijo la placenta acreta en 33 de 39 mujeres diagnosticadas prenatalmente y correctamente excluyeron placenta acreta en 512 de las 514 sin placenta acreta.

La sensibilidad, especificidad, VPP y VPN del ultrasonido fue del 95.1 95.5, 63.9, 99.6% respectivamente.

Los resultados de este estudio son similares a otros estudios.

El ultrasonido muestra valores elevados de sensibilidad, especificidad, y la resonancia magnética  solo debe utilizarse para casos muy dudosos o difíciles.

En el estudio se consideró realizar la cesárea electiva.

Las 36 semanas de gestación para estas mujeres a menos que las pacientes tuvieran 2 o más episodios de moderado sangrado después de la semana 32.

La histerectomía:

*Solo se realiza si la placenta falló en separarse.

*Deben realizarse preferentemente métodos más conservadores como la embolización de la arterial uterina o compresión de la inserción placentaria por globo de Bakri.

Artículo escrito por

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

Comparte este blog:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *