Embarazo

Líquido amniótico en gestación única

Médica Capacitación
Escrito por:
Médica Capacitación
26 agosto, 2019

La medida de la cantidad del líquido amniótico (LA) se puede realizar utilizando diferentes técnicas, las dos más utilizadas son la máxima columna vertical (MCV) y el índice de líquido amniótico (ILA).

 Máxima columna vertical:

Se realiza midiendo la máxima columna vertical de líquido libre de partes fetales y de cordón de manera vertical.

Se considera normal de 2 a 8 cm.

 ILA:

Es el valor obtenido a partir de la suma de las máximas columnas verticales de líquido, libre de partes fetales o cordón umbilical.

En cada uno de los cuatro cuadrantes que se delimitan por la intersección de dos líneas perpendiculares en el abdomen materno:

La línea media longitudinal con la línea transversal media entre la sínfisis púbica y el fondo uterino.

El transductor se coloca en posición sagital y lo más perpendicular posible al suelo.

Se considera normal valores de ILA entre 5 y 25 cm. Es factible realizarlo a partir de las 24 semanas.

Existe controversia sobre cuál es el mejor método para valorar la cantidad de LA.

La MCV detecta mejor la normalidad, mientras que la utilización del ILA diagnostica con mayor frecuencia oligohidramnios y polihidramnios.

No obstante, no se ha demostrado que una mayor detección se correlacione con mejores resultados perinatales.

Por lo tanto, como método de screening se utilizará la MCV de LA.

En aquellos casos en que se detecte una MCV ≥ 8 cm se medirá el ILA para confirmar el polihidramnios y valorar su severidad.

El polihidramnios, definido como una acumulación excesiva de líquido amniótico, afecta del 1 al 2% de todas las gestaciones.

Se definen 3 niveles de severidad:

ILA 25-29: polihidramnios leve

ILA 30-34: polihidramnios moderado

ILA ≥35: polihidramnios severo

Causas fetales:

Un 30% están asociados a una anomalía fetal.

Hay descritas múltiples patologías fetales en relación al polihidramnios, siendo las alteraciones gastrointestinales las malformaciones más frecuentes.

El riesgo de presentar una anomalía fetal aumenta de forma significativa a medida que aumenta la cantidad de LA, estando presente hasta en el 80% de los casos de polihidramnios severos.

Situaciones maternas: Algunas patologías maternas se han descrito como posibles causas del polihidramnios como el mal control metabólico en la diabetes (principalmente tipo 1).

Responsable de hasta un 25% de los polihidramnios o la isoinmunización Rh.

 Causas placentarias:

Algunas anomalías placentarias se acompañan de aumento en la cantidad de líquido amniótico (p ej. Corioangioma).

PROTOCOLO DE ESTUDIO

  1. Descartar diabetes: Solicitar TTOG.
  2. Verificar isoinmunización: Solicitar Coombs y anticuerpos irregulares.
  3. Para valorar la anemia se utilizará inicialmente la medida del PSV en la ACM.
  4. Detectar patología infecciosa: Solicitar serologías IgG e IgM de Parvovirus B19.
  5. Solicitaremos IgG de Toxoplasma sólo si la paciente no es inmune y no se ha realizado la determinación en las últimas 6 semanas.
  6. Solicitaremos serología de Lúes (ELISA IgG Treponémica) en gestantes que no dispongan de determinación durante la gestación o que se consideren de riesgo.
  7. No se solicitarán otras serologías en ausencia de marcadores ecográficos (ver protocolo específico).
  8. Eliminar patología malformativa: Realizar ecografía anatómica detallada.
  9. En la ecografía se valorará además la actitud fetal y la presencia de movimientos.
  10. Valorar cariotipo: El riesgo de aneuploidía dependerá de las anomalías asociadas.

El tratamiento del polihidramnios puede ser etiológico o sintomático:

 Etiológico: Cuando se identifica una causa potencialmente tratable intraútero.

Sintomático:

Cuando no exista una causa definida de polihidramnios o ésta no es tratable intraútero, se valorará realizar tratamiento sintomático con la intención de disminuir la cantidad de líquido amniótico.

Conclusión y comentario

Es importante el conocimiento de esta patología que se advierte con más frecuencia en el tercer trimestre ya que mediante el diagnostico oportuno.

Es probable brindar mejor atención a patologías fetales inadvertidas. Así también es un parámetro importante para valorar y tratar patologías maternas principalmente de tipo metabólico.

Artículo escrito por la Dra. Claudia Nayely Paredes Palma

 

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

Comparte este blog:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *