Cáncer

Vigilancia del cáncer hepatocelular con ultrasonografía

Médica Capacitación
Escrito por:
Médica Capacitación
31 octubre, 2019

El objetivo del presente estudio fue comparar el desempeño y el costo del rastreo para Cáncer Hepatocelular en Veteranos con Ultrasonografía dos veces al año.

Contra Tomografía Computada con contraste de triple fase (CT, por sus siglas en inglés) una vez al año.

El Cáncer Hepatocelular es el cuarto cáncer más común en el mundo  y una de las causas más comunes de muerte con unas 598,000 por año.

La detección temprana es difícil y el rastreo con ultrasonido y determinación de Alfa-Feto Proteína (AFP, por sus siglas en inglés) han sido recomendadas desde hace más de una década.

La AFP ha sido omitida debido a su carencia de sensibilidad. los intervalos apropiados de rastreo aún están en debate.

La Ultrasonografía es altamente dependiente del operador, limitando su sensibilidad.

Las guías clínicas recomiendan el rastreo para HCC con ultrasonido.

La realización del ultrasonido varía ampliamente, mientras que la Tomografía Computada es menos dependiente del operador.

Las tasas de incidencia y mortalidad en HCC continúan incrementándose, particularmente, entre los negros de mediana edad, hispanos y blancos.

De igual manera, los pacientes con Hepatitis C (HCV, por sus siglas en inglés) en datos recientes.

Demostraron el doble de prevalencia en caso de Cirrosis y un incremento de hasta 20 veces en la prevalencia en caso de HCC.

En el presente estudio, de manera aleatoria computarizada se crearon dos grupos a partir de 163 sujetos del sistema de servicio médico a veteranos con cirrosis compensada Child A.

De entre 18 a 70 años, potencialmente candidatos a tratamiento para HCC, fueron estudiados de forma aleatoria para realizarles ultrasonido bianual y CT anual, respectivamente.

Dos veces al año, a todos, se les realizó determinación de AFP.

La cirrosis fue documentada histológicamente.

En ausencia de histología, se documentó la cirrosis mediante el cálculo en todos los pacientes de los modelos clínicos:

Modelo de Enfermedad Terminal del Hígado (MELD, por sus siglas en inglés) y Child-Turcotte-Pugh Score (CTP, por sus siglas en inglés).

Los sujetos fueron, además, estratificados de acuerdo a su estatus de tratamiento para HCV (Tratados vs No Tratados).

Las lesiones hepáticas documentadas por cualquier medio, fueron evaluadas por hepatólogos experimentados bajo los siguientes criterios:

1) No se requirió biopsia en caso de AFP >200ng/ml o de rápido incremento y lesión hepática consistente con HCC por presentación típica por CT.

2) Pacientes con lesión hepática sospechosa sin criterios diagnósticos por CT y sin AFP diagnóstica se sometieron a biopsia guiada por imagen para confirmación histológica.

3) Un abordaje estandarizado para la elevación de AFP fue utilizado. Pacientes con AFP >200ng/ml o elevando rápidamente pero sin lesión identificable en hígado por rastreo con Ultrasonido.

CT o Resonancia Magnética Nuclear (IMR, por sus siglas en inglés) fueron seguidos con CT a intervalos de 6 meses hasta que la AFP volvió a niveles normales o el diagnóstico de HCC fue realizado.

Si el nivel de AFP se normalizaba o estabilizaba, el paciente regresaba al protocolo de vigilancia.

Los Resultados Falsos-Positivos fueron definidos como cualquier lesión nueva detectada por el rastreo  Ultrasonográfico o por CT.

Que sin embargo, el protocolo el estudio subsiguiente (CT, MRI y/o Biopsia) no llevó al diagnóstico de HCC.

Artículo escrito por el Dr Alfredo Sinfuentes

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

Comparte este blog:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat